Nueva área anticorrupción para garantizar transparencia en obras

Se trata de una Unidad de Ética y Transparencia que no sólo recibirá denuncias sino también elaborará procedimientos de acceso a la información pública y de transparencia en compras y contrataciones.

El Gobierno nacional creó un nuevo canal para recibir denuncias sobre protección del patrimonio estatal en materia de obras viales: la flamante Unidad de Ética y Transparencia (UET), una nueva dependencia que funciona dentro del organigrama de la Dirección Nacional de Vialidad (DNV) pero cuenta con la asistencia técnica de la Oficina Anticorrupción (OA).

A partir de un acuerdo de cooperación firmado entre la dependencia que dirige Laura Alonso y el Ministerio de Transporte de la Nación, se implementarán nuevos mecanismos de transparencia en la gestión de la obra pública.

Cuando su titular quede designado -junto a cuatro auxiliares especializados en anticorrupción- la Unidad será responsable de garantizar el manejo ético de las obras de ampliación de la red de rutas nacionales, proyecto que implicará una inversión estimada en 12,5 millones de dólares, entre 2016 y 2020.

La nueva entidad trabajará con asistencia técnica de la OA, siguiendo sus lineamientos en conformidad con los estándares internacionales en materia de acceso a la información pública y de procedimientos de compras y contrataciones.

Además, será el canal para recibir denuncias en protección del patrimonio estatal y la idoneidad de la funcionalidad pública, ampliando la participación de las organizaciones de la sociedad civil en el control de los actos de gobierno.

Entre sus funciones se cuentan brindar asistencia en la capacitación del personal de Vialidad, promover el cumplimiento de la presentación de las declaraciones juradas y elaborar propuestas normativas vinculadas a la transparencia.

La Secretaria de Ética Pública, Transparencia y Lucha Contra la Corrupción, Laura Alonso, catalogó la rúbrica como “un avance inédito” y un “compromiso por transparentar y abrir el organismo al control ciudadano para prevenir la corrupción”.

Dietrich, por su parte, sostuvo que el Estado “tiene una deuda de transparencia con la sociedad” y propuso que la “gente vuelva a creer en la política y en la gestión de los organismos públicos: el Gobierno, que es de todos, tiene que ser abierto y con reglas claras”.

Javier Iguacel, administrador General de la DNV, adelantó que el programa de inversiones es “el plan vial más ambicioso de la historia de nuestro país”, el cual “duplicará el total de autopistas del territorio nacional”.