Reunión con delegación de Amnistía Internacional Argentina

El eje central del encuentro fue sobre la importancia de que la Argentina cuente con un proceso de selección de candidatos para ocupar cargos en organismos internacionales de Derechos Humanos.

Amnistía Internacional Argentina se reunió con el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Germán Garavano. La entidad le acercó al funcionario un documento denominado “Pautas orientadoras para la selección de candidatos y candidatas para ocupar cargos en organismos Internacionales”. Allí se ofrecen líneas que podrían ser tenidas en cuenta a la hora de identificar y seleccionar candidatos para ocupar cargos de responsabilidad en organismos internacionales de promoción y protección de derechos humanos, con el efectos de llevar adelante “procesos participativos, trasparentes y abiertos_”.

La organización destacó la fundamental importancia de establecer un proceso justo y transparente, que involucre llamados abiertos y consultas con la sociedad civil a nivel nacional en cada paso del proceso, a efectos de elegir candidatos o candidatas que reúnan los estándares más altos de independencia, imparcialidad, competencia y experiencia.

Amnistía Internacional recomendó en varias oportunidades a los Estados que hagan públicos internamente los cargos a cubrir a nivel global; que compartan información sobre los candidatos y/o candidatas a los cuales ha dado su apoyo oficial o planee apoyar; y que en la selección de los candidatos a votar se tome en cuenta la equidad de género.

Compromiso con los Derechos Humanos

“Nuestra propuesta incluye una adecuación de los criterios ya introducidos por Argentina en los artículos 2 y 3 del Decreto 222/2003, para seleccionar jueces de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, y de los estándares internacionales en materia de selección de candidatos para ocupar cargos en organismos internacionales. Los compromisos internacionales asumidos por el Estado exigen que los candidatos cuenten con un reconocido compromiso con la defensa de los derechos humanos y los valores democráticos”, expresó Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional.

Garavano compartió uno de los ejes prioritarios del plan de trabajo del Ministerio: la destrucción de armas, a cargo de la nueva Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMAC), acompañado por el “Plan de desarme” que procura buscar las armas en las provincias, sistematizar su registro y eliminarlas.

Ambas partes subrayaron la relevancia de abordar seriamente una política que contribuya a mejorar la situación de los pueblos originarios, y en especial el acceso y titulación del territorio.

Amnistía Internacional aprovechó la oportunidad para facilitarle al ministro el documento “Los retos de la Argentina en materia de Derechos Humanos 2017”. El documento reúne las principales inquietudes sobre la situación de derechos humanos en el país e incluye una serie de recomendaciones que el organismo considera que “pueden contribuir a generar un aporte para pensar una agenda de derechos humanos a futuro”.

Belski manifestó que Garavano “fue muy receptivo en torno a las cuestiones planteadas”. “Mostró voluntad de generar espacios de diálogo en un futuro cercano y de iniciar gestiones a fin de avanzar sobre las pautas para la selección de candidatos y candidatas para ocupar cargos en organismos internacionales”. concluyó.