Galeano concluyó su indagatoria en la centésima audiencia

El ex juez concluyó su defensa el último jueves. Dedicó buena parte de su intervención a refutar al testigo Antonio Stiuso por su investigación sobre los policías bonaerenses que fueron acusados por el atentado, y finalmente absueltos. En la próxima jornada, el imputado que declarará será el ex presidente de la DAIA, Rubén Beraja.

Con el último tramo de la declaración indagatoria del ex juez de la causa AMIA, Juan José Galeano, se cumplió este jueves la centésima audiencia del juicio donde se debe probar si hubo o no irregularidades durante la investigación del atentado terrorista ocurrido el 18 de julio de 1994, en la Ciudad de Buenos Aires.

Según afirmó el imputado Galeano, quien estuvo a cargo de la instrucción del caso, “por el momento” terminó con la exposición de su defensa que lleva varias audiencias, por lo que el próximo jueves le tocará el turno a otro imputado, el ex presidente de la DAIA Rubén Beraja, acusado de participar de las maniobras.

Durante la jornada, el ya destituido juez se ocupó de contestar los dichos del ex agente de Inteligencia Antonio Stiuso, uno de los testigos de importancia de este juicio, por haber denunciado el famoso pago a Carlos Telleldín y afirmado que la pista policial perseguida por Galeano no tenía asidero, hecho que probó el Tribunal Oral Federal 3 durante el juicio oral por el atentado (2001-2004).

Galeano afirmó que los dichos de Stiuso en este juicio son falsos y contradictorios.

Como ejemplo, dijo que desde el juzgado investigó y obtuvo pruebas concretas contra los policías bonaerenses que luego acusó por la conexión local del atentado y que, como el ex agente trabajaba con esos policías, “no tuvo interés en investigarlos”.

También dijo que, cuando se hizo público el video en el que se lo ve a Galeano negociar con Telleldín la declaración contra los bonaerenses, “Stiuso lo disfrutó” porque la difusión de ese hecho benefició a los policías y en especial al subcomisario Juan José Ribelli, quien ya estaba preso para ese momento.

A su vez, habló de la llamada pista siria, la cual según la acusación no se investigó en profundidad a pedido de la familia Menem. “Es falso que Stiuso no recibió pedidos de información sobre Kanoore Edul”, expresó el exjuez para instalar que se siguió y profundizó la línea investigativa que iniciaba con ese empresario sirio libanés sospechado por el atentado.

El origen del dinero

En la segunda parte de su descargo, Juan José Galeano puntualizó las razones por las cuales, en su opinión, no incurrió en el delito de peculado, uno de los cargos en su contra.

Según las querellas y la fiscalía, el entonces juez participó de la malversación de los fondos públicos, al decidir pagarle 400 mil dólares a Telleldín para que declare contra los policías, con fondos reservados de la extinta SIDE.

“¿Está probado que se trata de fondos públicos?”, advirtió en primer lugar el acusado y explicó que si bien lo más probable es que el dinero haya salido del presupuesto secreto de Inteligencia, “no hay ningún documento oficial que lo acredite”.

Planteado ese interrogante, Galeano argumentó que, aún si efectivamente ese dinero salió (como lo creen las querellas) del Poder Ejecutivo, de todas maneras es “absolutamente legal”. “No se puede poner en duda una cuestión así: es obligación del Estado brindar seguridad. Para eso están los fondos reservados”.

Tras concluir con la indagatoria de Galeano, los jueces del Tribunal Oral Federal 2 informaron a las partes que permitirán la declaración de dos testigos pedidos por la defensa del imputado Jorge Palacios. Se trata de parte del personal de la Policía Federal que firmó los recibos correspondientes a los casetes que desaparecieron.