Cómo funciona el Registro No Llame, un freno al spam telefónico

Los titulares de líneas telefónicas pueden inscribirse en el registro para no recibir llamadas de empresas de telemarketing. Si no se cumple, se pueden denunciar a las compañías. Cuáles son las excepciones previstas en la ley.

El Registro Nacional No Llame sigue siendo la garantía para que titulares o usuarios autorizados del servicio de telefonía, en cualquiera de sus modalidades, puedan protegerse de abusos en procedimientos de contacto, publicidad, oferta, venta y regalo de bienes o servicios no solicitados. Funciona en el ámbito de la Dirección Nacional de Protección de Datos Personales del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, que es a su vez la autoridad de aplicación.

¿Cómo funciona? El Registro No Llame concentra en una base de datos los números telefónicos de aquellos titulares que manifestaron su decisión de no ser contactados por empresas que utilicen los servicios de telefonía con el propósito de publicitar, vender o regalar bienes o servicios. Esas compañías de telemarketing no podrán dirigirse a los inscriptos en el registro y, además, deberán consultar cada 30 días la base de datos proporcionada por la Dirección Nacional de Protección de Datos Personales con los teléfonos inscriptos. Para acceder a ella, las empresas deberán previamente registrarse y generar un usuario y contraseña.

El Registro No Llame no bloquea líneas de empresas, sino que agrupa aquellos números telefónicos pertenecientes a titulares o usuarios que no desean ser contactados con fines publicitarios. Ya son más de 600 mil los inscriptos.

Si pese a estar debidamente inscripto el titular o usuario de la línea telefónica recibe llamadas o mensajes publicitarios, puede denunciar a la empresa infractora desde la página web o las líneas de contacto. En caso de que se constate la infracción, el organismo de control, Dirección Nacional de Protección de Datos Personales, podrá aplicar sanciones de apercibimiento, suspensión, multas que ascienden de mil a cien mil pesos, o la clausura o cancelación del archivo, registro o banco de datos.

El Registro No Llame no bloquea líneas de empresas, sino que agrupa aquellos números telefónicos pertenecientes a titulares o usuarios que no desean ser contactados con fines publicitarios.

Las excepciones a la ley

Tal como lo prevé la Ley N° 26.951, quedan exceptuadas de la normativa las campañas de bien público, las llamadas de emergencia para garantizar la salud y seguridad de la población, las campañas electorales, las llamadas de quienes tienen una relación contractual vigente, siempre que se refieran al objeto estricto del vínculo y sean realizadas en forma y horario razonables y de acuerdo a la reglamentación. También están excluidas las llamadas de quienes hayan sido expresamente permitidos por el titular de los servicios de telefonía en cualquiera de sus modalidades, inscriptos en el Registro No Llame.

Además de estas excepciones previstas por la ley, tampoco se encuentran alcanzados por el Registro ciertos contactos que no persigan un fin publicitario: por ejemplo, reclamo de deudas, encuesta de fidelización de clientes o los “llamados equivocados”. En esos casos, la Dirección Nacional de Protección de Datos Personales no tiene competencia para intervenir.

Al área de control también le corresponde individualizar e incorporar, dentro de las modalidades de servicios de telefonía, a aquellos nuevos servicios que la tecnología ofrezca en el futuro y sean compatibles con el objeto de la Ley N° 26.951, tomando debida intervención para ello el Ministerio de Comunicaciones.

El trámite de inscripción y baja del registro es gratuito y sencillo y se aplica en todo el país. Se puede hacer por Internet en el sitio www.nollame.gob.ar, o por teléfono al 146 o al 0800-444-3360.