Jueces especializados contra una violencia específica

La Subsecretaría de Acceso a la Justicia impulsa un proyecto para reducir la fragmentación de las causas originadas en delitos sexistas: jueces con competencia civil y penal dedicados a esas causas y tramitación común para acotar dilaciones.

Las mujeres en situación de violencia sexual o doméstica debe enfrentar, por lo general, una demanda desdoblada: una en el fuero Civil y otra en el Penal, una más engorrosa y costosa que la otra.

Con el propósito de simplificar esa realidad, a la vez que aliviar la carga de trabajo de algunos fueros federales, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos impulsa la gestación de operadores judiciales especíalizados en los delitos de género.

Se trata de un equipo de jueces , con competencia en lo Civil y Penal, que ambiciona ser una respuesta estructural a la demanda social. A ello se suma una Unidad de Tramitación Común para incumplimientos de deberes alimentarios.

Junto con un grupo de expertos, operadores judiciales y miembros de la sociedad civil, la Subsecretaría de Acceso a la Justicia -que comanda María Fernanda Rodríguez- proyecta un modelo de tratamientos unificado, que en una segunda instancia buscará generar consensos para que todas las provincias adhieran.

Entre las falencias que denuncia la iniciativa se cuentan la falta de especialización de los agentes judiciales, la sobrecarga de trabajo de sus tribunales y, en ocasiones, la escasa comprensión del fenómeno de la violencia de género (por ejemplo, algunos tribunales ordenan medidas automáticas y estandarizadas que no responden a las necesidades de cada caso).

Además, las mujeres deben seguir dos juicios que suponen replicar testimonios e infinidad de trámites y gestiones, sumado a que son pocos los jueces y fiscales penales que averiguan la situación en el Juzgado Civil.