Terminó enero y volvió el movimiento a todos los juzgados del país. Durante la feria los “plazos procesales” no corren, es decir que el tiempo de la tramitación de una causa no pasa.

Volvió hoy la actividad judicial a todos los tribunales de la Argentina. Tras la feria judicial de enero, regresaron a la actividad los expedientes, causas, juicios y las audiencias. Los plazos procesales vuelven a correr y la imagen de hombres y mujeres de trajes inundaron las escaleras de los juzgados.

El Reglamento para la Justicia Nacional, creado en 1952, establece que los funcionarios del Poder Judicial cuentan con un beneficio de 45 días anuales de receso: 15 durante el invierno y otros 30 durante el mes de enero.

Durante la feria los “plazos procesales” no corren, lo que significa que el tiempo de la tramitación de una causa no pasa. La feria es tanto para quienes trabajan en los tribunales (jueces, fiscales, funcionarios y empleados judiciales) como para los abogados que litigan ante los tribunales. Todos volvieron hoy a sus actividades.

Durante el receso de verano, aunque se pueden hacer presentaciones de cualquier tipo, sólo las que cuentan con la aprobación de un pedido de “habilitación de feria” pueden ser analizadas por los “jueces de turno”. Algo que no suele pasar muy a menudo.

El Palacio ubicado sobre la calle Talcahuano tiene en su interior a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, varios tribunales orales, juzgados Civiles y Comerciales Federales, Contenciosos Administrativos Federales, y de Menores, entre otros. Todos ellos repartidos entre sus ocho pisos iniciaron su actividad.

A ellos se les suman las Cámaras Nacionales del Trabajo, Civil, Comercial y Criminal y Correccional que entre juzgados de primera instancia, tribunales orales y cámara suman más de 350 tribunales. La gran mayoría de estos lugares se encuentran en las mediaciones de la zona de Tribunales.

También están los 13 tribunales, entre primera instancia y cámara del fuero de la Seguridad Social, y Tribunales Federales de Comodoro Py, el lugar de las causas resonantes, donde sus 12 juzgados de primera instancia se suman a los 9 tribunales federales porteños, las dos cámaras federales y las cuatro salas de la Cámara Federal de Casación Penal.

Hay que contar también a la justicia federal distribuida por todo el país, entre quince localidades, la justicia Electoral y, por supuesto, los tribunales de todas las provincias argentinas y de la Capital Federal que también hoy volvieron a la actividad.