Carlos Fayt, ex ministro de la Corte Suprema de Justicia

El adiós a un juez de la democracia argentina

El ex ministro de la Corte Suprema, Carlos Santiago Fayt, falleció a los 98 en la noche del 22 de noviembre, en su domicilio de la Ciudad de Buenos Aires. Apenas conocida la noticia se sucedieron las muestras de pesar, especialmente en los ámbitos judicial y político.

Fue juez de la Suprema Corte de Justicia entre 1983 y 2015 y ampliamente reconocido en el ámbito académico por las contribuciones de sus libros, entre ellos diversos volúmenes dedicados al pensamiento político. En el mundo de la Justicia, permaneció durante 32 años en su cargo, siendo el juez que más tiempo ejerció como magistrado de la Corte Suprema.

Nacido el 1 de febrero de 1918, era oriundo de Salta y, de adscripción socialista, llegó a la Corte propuesto por el entonces presidente Raúl Alfonsín, que había trabado relación con dirigentes de ese partido durante la última dictadura militar.

Asumió su cargo en diciembre de 1983, cuando la recuperación del gobierno democrático conllevó la renovación de la cúpula del Poder Judicial.

El hecho de que hubiera asumido su puesto antes de la reforma constitucional de 1994 hizo que, pese a su longeva edad, pudiera permanecer como juez incluso cuando había sobrepasado los 75 años que delimitan la edad jubilatoria de los magistrados.

En septiembre de 2015 presentó su renuncia al tribunal, pero condicionando su efectivización al 11 de diciembre de ese año. Fayt se retiró del sillón de la Corte un  día después de la asunción de Mauricio Macri como presidente.

Escribió 35 libros a lo largo de su carrera, entre los que se destacan una saga sobre Historia del Pensamiento Político que abarca desde la Antigua Grecia hasta el siglo XX . Otros de sus libros fueron “La omnipotencia de la prensa”, “Los derechos humanos y el poder mediático, político y económico”, “Cuando seas abogado” y “El socialismo”. Antes y durante su labor en la Corte Suprema, se desempeñó como docente en distintas universidades y fundaciones nacionales.

“Mi tesis doctoral en la Universidad de Buenos Aires criticaba la reforma constitucional que aprobó Perón en 1949. Los jurados no me quisieron tomar el examen y tuve que escribir otra tesis”, sostuvo en una ocasión quien se desempeñó como profesor de Ciencias Políticas.

Manifestó en numerosas ocasiones su admiración por los líderes socialistas Nicolás Repetto y Alfredo Palacios, pero se apartó del partido en 1958.

Entre 1963 y 1965 presidió la Asociación de Abogados de Buenos Aires. Fue por esos años que el entonces presidente Arturo Illia le ofreció la presidencia de la Corte Suprema, pero aseguró haber declinado su designación porque se oponía a la ampliación del número de jueces.

Profesor emérito de la UBA, profesor titular en la Universidad de Belgrano, director del Instituto Argentino de Ciencia Política, en 2008 recibió el máximo galardón ofrecido por la Fundación Konex: el Premio Konex de Brillante, por su trabajo como juez durante una década.

Al conocerse la noticia de su fallecimiento, la vicepresidenta de la Corte, Elena Highton de Nolasco, lo recordó como “un hombre importante y de muy buen humor”.