Fallo de INADI a favor de dos mujeres discriminadas en un bar

Las jóvenes hicieron público lo que vivieron y lo denunciaron ante el INADI, que determinó que se constituyó un acto “homofóbico” e “ilegal” al echarlas del lugar. El ente celebró la denuncia y difusión como “caso testigo” de la “invisibilización” que sostiene la práctica discriminatoria.


El hecho ocurrió en agosto del año pasado cuando echaron a una pareja de chicas del tradicional bar La Biela, ubicado en el barrio porteño de Recoleta. Primero se les acercó el mozo a advertirles que no podían “estar así”, en referencia a una caricia que una le había hecho a la otra en el rostro. Y luego se presentó el encargado del local y les pidió que se fueran.

Las jóvenes discriminadas hicieron público su caso y, con el apoyo de la comunidad LGBTI, organizaron un “besazo” frente al café para repudiar lo ocurrido. Sumado a eso, una de ellas, Belén Arena, realizó la denuncia correspondiente ante el INADI.

El organismo, que funciona bajo la órbita del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, tomó el caso y resolvió mediante un dictamen que efectivamente se trató de una conducta discriminatoria de la confitería contra las chicas por su orientación sexual.

maddaleno
Silvia Maddaleno, INADI

Silvina Maddaleno, coordinadora del área de Diversidad Sexual del INADI, resaltó la importancia de la difusión del “caso testigo” para concientizar y visibilizar el tema, y explicó que “Siempre que hablamos de discriminación, hablamos de dos variables que la sostienen a lo largo de la historia: la naturalización y la invisibilización”. Y es justamente para deconstruir estas cuestiones, siguió Maddaleno, que el Instituto trabaja con insistencia como garantes de la lucha contra discriminación.

La resolución

El INADI falló a favor de la denunciante y determinó que lo ocurrido “no puede considerarse, de ninguna manera, como un ejercicio del derecho de admisión sino una mera conducta discriminatoria, superficial y prejuiciosa, además de contraria a la normativa vigente”.

A esto, dice el dictamen, se le suma un agravante a la cuestión: “El hecho de que los representantes de La Biela no puedan siquiera entender lo discriminatorio de su acto”, al que califica de “homofóbico, injusto, humillante y discriminatorio, además de ilegal”.

Este hecho además lleva a reflexionar, conceptualizó Maddaleno, acerca de la distribución desigual del espacio público: “Si una pareja de distinto sexo se besa en la calle, parece ‘normal’ pero si la pareja es del mismo sexo, pareciera que no. Ahí se presenta la desigualdad. Debemos pensar por qué sucede, ya que es un paradigma que cambiar”.

Finalmente, en cuanto a la legislación vigente, Maddaleno advirtió que si bien con el nuevo Código Civil argentino se incorporaron normativas específicas contra la discriminación a parejas del mismo sexo, aún falta reformar la ley antidiscriminatoria, que data de 1988 y no contempla la orientación sexual e identidad de género como motivos prohibido para discriminar. “Hay muchas organizaciones trabajando en proyectos de ley y el INADI apoya a muchos de ellos”, concluyó.