El ex abogado de Telleldín declaró sobre la causa

El abogado Víctor Stinfale declaró en el juicio por irregularidades en la investigación del atentado a la AMIA. El imputado amplió su indagatoria ante el Tribunal Oral Federal 2 y la próxima audiencia lo hará también el ex funcionario de inteligencia Juan Anchezar.

Con una carpeta con papeles en la mano, el abogado Víctor Stinfale se presentó esta jueves en la sala AMIA de los tribunales federales y se defendió del delito de peculado, el cual se le imputa por haber participado, en calidad de defensor de Carlos Telleldín, del pago que la vieja SIDE le efectuó al último tenedor conocido de la trafic que explotó frente a la mutual para que declarara contra los policías bonaerenses.

“En ningún momento tomé conocimiento de que ese dinero haya salido del Estado”, sostuvo Stinfale al relatar con detalles acerca del día en que acompañó a Ana Boragni, pareja de Telleldín, a recibir un bolso con 200 mil dólares correspondientes al primero de los dos pagos idénticos.

“Lo entregó una persona con acento extranjero llamada David. Yo estaba seguro que esa plata había salido del Banco Mayo o que eran del Mossad”, expresó.

Contó también que tiempo antes se había reunido en dos ocasiones con el entonces presidente de la DAIA y del Banco Mayo, Rubén Beraja, para explicarle que su defendido Carlos Telleldín no estaba vinculado con el atentado directamente, tal como anunciaban desde el juzgado.

“Por eso estaba convencido de que había sido Beraja el que había pagado”, dijo y aclaró que incluso, ni bien se entregó el dinero, “llamé al funcionario de la DAIA Rogelio Cichowolski para contarle que el pago se había hecho o que Telleldín iba a declarar”.

Además, admitió que nunca tuvo ningún tipo de relación con personal de la SIDE en toda su carrera “ni lo tendría nunca”.

Sobre el resto de los imputados, en particular el ex juez Juan José Galeano y los ex fiscales de la causa, Eamon Mullen y José Barbaccia, sostuvo que actuaron siempre bajo presión y que en la causa AMIA se trabajaba “con impunidad y un sistema de respaldo”.

“La causa nos quedó grande a todos”, explicó Stinfale y sostuvo que el juzgado y el Poder Ejecutivo “eran un bloque”, que coaccionó a Telleldín con la amenaza de apresar a su esposa e imputarlo a él como partícipe del atentado más importante del país. “La causa AMIA era una trituradora de carne”, opinó.

Por ese motivo, explicó el acusado, el doblador de autos terminó declarando contra los policías bonaerenses a cambio de los 400 mil dólares.

“No sé si lo que él declaró es verdad o no. Pero querían que declare más de lo que ya había dicho porque se había instalado que Telleldín sabía más de lo que decía”, expresó en relación a la presión social que la investigación causaba.

“¿Qué podíamos hacer contra (el ex presidente, Carlos) Menem, (el ex ministro del Interior, Carlos) Corach, (el ex titular de la SIDE, Hugo) Anzorreguy, la Cámara Federal, Beraja, la comunidad (judía) y (el diario) Clarín?,” concluyó de forma retórica su declaración.

Stinfale sólo aceptó que lo interrogue su defensa y los jueces del tribunal pero ninguno accedió a esa posibilidad. La semana que viene será el turno de escuchar al vicealmirante y número dos de la SIDE, Juan Anchezar.