Espiar el mail y el Facebook de una pareja es delito federal

Así lo decidió la Corte Suprema. Un hombre habría ingresado en el correo, el celular y el Facebook de su ex pareja. La mujer lo denunció en la justicia. Hubo un conflicto de competencia entre dos juzgados y definió el máximo tribunal.

El máximo tribunal del país entendió que una causa iniciada a raíz de que una persona espió el Facebook de su ex pareja debe ser investigada por la justicia federal. La causa llegó a la Corte Suprema por un conflicto de competencia que se dio entre dos juzgados, uno de la ciudad y otro federal.

Según se investiga en el expediente, el hombre habría ingresado en el Facebook de su ex pareja y en su correo electrónico gratuito. Además habría obtenido, presumiblemente, los datos de sus contactos del teléfono celular y copiado su tarjeta SIM. La mujer fue a la justicia y lo denunció.

La denuncia recayó en un primer momento en un juzgado en lo Penal, Contravencional y Faltas porteño que sostuvo que no le correspondía llevar la causa porque se trataría de una violación de secreto o intimidad (artículo 153 del Código Penal).

Pero el juzgado federal al que después fue la causa también entendía que no era de su competencia: “No se advierte en el caso un interés que trascienda el estrictamente individual, ni circunstancia alguna capaz de fundar la intervención de la justicia federal”.

En el fuero federal

Por eso, es la Corte Suprema de Justicia la que debe decidir qué juzgado es el que tiene que hacerse cargo de la denuncia. Con las firmas de los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti, sostuvo que debe intervenir la Justicia Federal valiéndose de la opinión del procurador ante la Corte, Eduardo Casal.

“El usuario de la red social y el correo electrónico constituyen una comunicación electrónica o dato informático de acceso restringido, cuyo acceso sólo es posible a través de un medio que por sus características propias se encuentra dentro de los servicios de telecomunicaciones”, dijo Casal y los jueces hicieron suyos esos argumentos.

Los servicios de telecomunicaciones “son de interés de la Nación”, dijo el procurador, y los jueces apoyaron ese argumento. Es por ello que la denuncia de la mujer continuará investigándose en el fuero federal.