La pelota ovalada recorrerá las cárceles del país

En el marco de una política para generar mejores condiciones de posibilidades para disminuir los índices de reincidencia, la práctica del rugby comienza a expandirse en las cárceles federales.

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, el presidente de la Unión Argentina de Rugby (UAR), Carlos Araujo, y su secretario, Fernando Rizzi, firmaron un convenio marco de cooperación con el fin de generar actividades que mejoren la calidad de detención de los internos penitenciarios y su futura readaptación social.

También participaron de la actividad el secretario de Justicia, Santiago Otamendi, el jefe de Gabinete, Esteban Conte Grand, el subsecretario de Relaciones con el Poder Judicial y Asuntos Penitenciarios, Juan Mahiques, y el fundador de Espartanos Rugby Club, Eduardo Oderigo.

El convenio contempla el trabajo mancomunado entre el Ministerio y la UAR a fin de fortalecer e impulsar acciones en materia de concientización de las personas privadas de libertad y su futura inclusión social, a través de la práctica deportiva y la transmisión de los valores del rugby.

Garavano celebró el Firma de convenio con UAR-1convenio que permitirá “federalizar y sostener en el tiempo una experiencia que originalmente se desarrolló con resultados alentadores”.

“Uno de nuestros objetivos es aumentar la reinserción social de los internos y disminuir la tasa de reincidencia una vez que queden en libertad”, destacó.

La firma plantea la ampliación de la iniciativa originada por Espartanos Rugby Club que se implementó en cárceles y en clubes de rugby de La Pampa, Salta, Jujuy y Neuquén con resultados positivos.

La extensión del proyecto a la población carcelaria del Sistema Penitenciario Federal se enmarca dentro las mejoras que desarrolla el Ministerio con el fin de lograr la readaptación de los condenados, el adecuado tratamiento del procesado y la efectiva coordinación de la asistencia post-penitenciaria.Firma de convenio con UAR-2

Desde hace cinco años la organización social Espartanos Rugby Club, ha generado una oportunidad de cambiar la vida de los internos penitenciarios, lo que se ha traducido en una mayor reinserción social y una transformación integral de los encarcelados al recuperar la libertad.