Es oficial nuevo traspaso de competencias penales a la justicia porteña

Se publicó en el Boletín Oficial porteño la normativa que transfiere más delitos penales desde la Justicia Ordinaria Nacional a la Ciudad de Buenos Aires. Esos tribunales podrán juzgar ahora actos como el cohecho, lesiones, actos discriminatorios y delitos en espectáculos deportivos.

Se oficializó el traspaso de competencias penales de la Justicia Nacional a la Justicia de la Ciudad de Buenos Aires. Se trata de dos artículos del Código Penal que ahora podrán ser juzgados por la justicia porteña tales como las lesiones, el cohecho o los actos discriminatorios. El decreto porteño fue publicado en el Boletín Oficial de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En diciembre último, la Legislatura porteña había aprobado el tercer convenio, sancionado en 2011 en el Congreso de la Nación, por el cual ahora la Justicia porteña tendrá a su cargo las investigaciones de 33 nuevos tipos de delitos.

En la primera semana de 2018 se publicó en el Boletín Oficial porteño la ley 5.935 por la que se acepta la transferencia de la competencia para entender en los delitos previstos en los artículos 1° y 2° de la Ley N° 26.702 -tercer convenio de transferencia de competencias-. Esos delitos pasarán a ser tratados por el fuero Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad.

El convenio prevé el traslado de la obligación de impartir justicia ante delitos como lesiones, abuso de armas, violación de domicilio, incendio y otros estragos, así como tenencia, portación y provisión de armas de guerra de uso civil condicional. También están contemplados la investigación y juzgamiento de actos discriminatorios y delitos y contravenciones surgidAs en el ámbito del deporte y los espectáculos deportivos.

Entre las conductas tipificadas se enlistan el atentado y resistencia contra la autoridad, falsa denuncia de delitos, usurpación de autoridad, títulos u honores, abuso de autoridad y violación de los deberes de los funcionarios públicos, violación de sellos y documentos, cohecho y tráfico de influencias, malversación de caudales públicos, negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas, exacciones ilegales, enriquecimiento ilícito de funcionarios y empleados, prevaricato, denegación y retardo de justicia, falso testimonio, evasión y quebrantamiento de pena.

En el caso de los delitos contra la administración pública, pasaran a la órbita de la Justicia porteña cuando se “trate de actos cometidos por sus funcionarios públicos, o contra sus funcionarios públicos, que atenten contra el funcionamiento de sus poderes públicos u ocurran en el marco de un proceso judicial que tramite ante los tribunales locales”.

Quedaron excluidos de la transferencia todos los delitos de competencia federal, como el contrabando, delitos contra el fisco nacional, narcotráfico, trata de personas o secuestros extorsivos, entre otros. Con este nuevo convenio ratificado la ciudad tendrá potestad sobre 45 delitos, contando los 14 de los dos primeros convenios.

El traspaso de la Justicia nacional a la órbita porteña se estableció en el artículo 129 de la Constitución Nacional. La reforma de 1994 dispuso la autonomía política de la Ciudad y le confirió facultades propias en materia legislativa, jurisdiccional y de administración.