Ariel Dorfman es uno de los fundadores de Encontrarse en la Diversidad, una fundación que nació en 2007 para promover espacios de reflexión y acción sobre los mecanismos de exclusión y la desigualdad.

Con el foco puesto en los jóvenes, realizan actividades para construir caminos en la dirección de una sociedad más justa e inclusiva. Cada año organizan un encuentro que reúne a más de mil jóvenes que dialogan sobre la diversidad.

-¿Cuánto tiene que ver la diversidad con la justicia?

-La injusticia se da en muchos casos por la discriminación, que es una práctica social que se ve en los medios de comunicación, en la escuela, en la cancha, en todos lados. Pero cuando la discriminación es visibilizada pierde el poder que tiene. Hoy que un novio le hable mal a su novia o le revise el teléfono, no es una práctica bien vista. Esa práctica discriminatoria, en la que hay una historia de género, ya no puede actuar de la misma manera porque se visibilizó. Entender que, por caso, si vivís en la manzana 14 calle 52 no lo puedas decir porque pueden no tomarte en un trabajo plantea mandatos invisibles. Como organización, lo que tratamos de hacer es poner luz en esas prácticas.

-¿Qué actividades proponen para promover un encuentro en la diversidad?

-En el ámbito del trabajo tratamos de visibilizar las prácticas de discriminación y promover la gestión de la diversidad. Otro espacio es la escuela. ¿Cómo me paro ante un aula que cada vez tiene más diversidad? Nosotros decimos, por ejemplo, que la educación sexual integral ya se enseña desde hace mucho tiempo, pero la pregunta es cómo. Si vos tomás una prueba de matemática y le decís a los chicos “Juancito construye una pared con 35 ladrillos rotos y 5 huecos, ¿con cuántos ladrillos hizo la pared?” y “María teje 35 saquitos de 5 colores de lanas, ¿cuántos metros de lana necesita?”, también estás enseñando educación sexual integral. Todo lo que proponemos es mostrar eso y mostrar si querés seguir enseñando de esa manera.

Patrick Haar
Ariel Dorfman, fundacion encontrarse en la diversidad
Ariel Dorfman.

-¿Es posible pensar entonces formas creativas para romper los prejuicios?

-Trabajamos mucho en el ámbito del futbol, por ejemplo. Muchas veces preguntamos a los hinchas por qué son de determinado club y la primera respuesta es el aguante, pero si seguís indagando te dicen que es porque cuando eran chicos los llevaba el abuelo, entonces les recordás que su vínculo con el club está más cercano al afecto que al aguante y que entonces hay una relación de amor, no de odio.

-¿Qué significa ser justo?

-Creo que tiene que ver con tres aspectos. Uno es garantizar la diferencia. Otra matriz tiene que ver con la responsabilidad. Sería justo que seamos responsables por nosotros. La última es la reparación, porque hay veces que la Justicia no llega o llega tarde.

-¿Cuáles creés que son los desafíos de la Justicia entonces?

-Quizá tiene que empezar a ser atravesada desde un lugar interdisciplinario. Nosotros tenemos un proyecto que se llama Conversaciones por la diversidad, en el que reunimos a dos personas que piensan distinto para buscar cinco puntos en común sobre grandes temas. El primero fue sobre la Justicia y dialogaron Martín Böhmer, director nacional de Relaciones con la Comunidad Académica y la Sociedad Civil, abogado y con una historia académica en ese terreno, y Alejandro Kaufman, que viene de la comunicación y la filosofía. Lo que hay que proponer, me parece, es acuerdo, diálogo profundo, donde pueda existir una autocrítica y rever prácticas históricas.

Dato Útil:

Fundación Encontrarse en la Diversidad

Clickeé Aquí