Para educar en la escuela más austral del país deben concursar un año antes y, luego, mudarse todo un ciclo lectivo y enseñar desde nivel inicial hasta secundario. Su día se celebra este sábado por primera vez.

Son pareja y colegas, y enseñan en escuelas normales de la provincia de Tierra del Fuego. Pero se diferencian de sus pares porque pasarán la campaña antártica 2017 educando a los hijos de los argentinos emplazados en el continente blanco, incluso los propios. Así es el régimen de los maestros antárticos fueguinos, que por primera vez celebrarán el sábado su Día del Maestro Bicontinental.

Instituida en 2016 por la Legislatura de la provincia más austral, la ley 1106 celebra la labor de los docentes que son elegidos por concurso para llevar a cabo ese rol pedagógico en La Antártida e Islas del Atlántico Sur en la Escuela Provincial Nº 38, Presidente Raúl Alfonsín, con asiento en una de las bases permanentes del país, la Esperanza.

Quien superó la etapa concursal provincial en 2016 fue la pareja de los docentes Griselda Ramírez y Julio Palavecino, que desde esta semana dirige la escuela de gestión provincial y enseña a dos alumnos de nivel inicial y cuatro de primario (presencialmente) y a seis de secundario (a distancia). Entre los miembros del primer grupo se cuentan sus propios hijos, César (va a tercer grado) y Nazareno (cuarto grado).

Para trabajar allí como docentes hay que tener una residencia mínima de tres años en la provincia y realizar un curso de técnica polar en la localidad neuquina de Caviahue.

La norma, que debutará este año porque fue aprobada en agosto último, establece que cada 11 de marzo se “reconozca” a los educadores que vienen realizando esa labor desde hace veinte años e instituya la figura del educador bicontinental. El Parlamento fueguino ya concretó el primer ítem del binomio tras su aprobación mediante un acto que distinguió a docentes antárticos e integrantes de la expedición argentina al Polo Norte 2016.

El primer tramo de ese acto, concretado en la Casa de Gobierno fueguina, fue dedicado a los antárticos que cumplieron funciones desde 1997, año en que se concretó la trasferencia de la gestión de la escuela de la órbita nacional a la provincial (decreto 1673/96).

Profesores de la Historia

El primer binomio de maestros antárticos fueguinos fue el que conformó el matrimonio de Hugo Santillan y Nora Alderete, en el ciclo lectivo de 1978. Desde entonces, el Ministerio de Educación provincial se encarga de realizar la selección del personal docente civil que se desempeña ciclo tras ciclo en el continente blanco.

El diseño curricular es el mismo que en el resto de la provincia. Pero en 1999, el profesor de Educación Física Héctor Fernando Cascú y la maestra Mónica Madoni comenzaron a aplicar el Programa de Aprendizaje y Observaciones Globales en Beneficio de Medio Ambiente (GLOBE por sus siglas en inglés), una iniciativa global que promueve la enseñanza y el aprendizaje desde la premisa de que la ciencia aplicada a la naturaleza contribuirá a la preservación del planeta y sus habitantes.

Para eso, la tecnología mantiene al centro educativo en contacto con escuelas de Europa, Estados Unidos, México, Chile, Uruguay y Argentina. Así, sobre la escuela 38 recae un interés mundial muy particular por tratarse del establecimiento más austral del programa internacional.