Encuentro de pueblos aborígenes de Latinoamérica

Por los patios de la Ex-ESMA más de doscientas personas se movían de un lado para otro. Casi en el centro, en una porción de tierra, comunidades indígenas de distintos puntos del país comenzaron una rogativa a la Pachamama.

Allí, en círculo, la interculturalidad fue más que evidente cuando comunidades de 21 pueblos campesinos indígenas y representantes de comunidades de Paraguay, Chile, Ecuador, Venezuela y Brasil hicieron una rogativa a la madre tierra.

Saludaron, agradecieron y dieron sus ofrendas a la Pachamama en el Espacio Memoria y Derechos Humanos. Allí se veían hojas de coca, frutas y agua entre las ofrendas. Así comenzó en el II Encuentro Latinoamericano de Comunicación Indígena donde a partir de testimonios de los propios pueblos campesinos indígenas del país y de Latinoamérica se intenta reflexionar sobre los caminos de la comunicación de los pueblos campesinos indígenas y los Derechos Humanos.

Los participantes pusieron luego Encuentro - Defensoria del Publico 4las expectativas en palabras y éstas en dos grandes paneles donde se podía leer: “La expectativa es aprender e incluirnos en el mundo de la comunicación”; “libertad de expresión”; “comunicación con identidad”; “agroecología”; “que la información sea un derecho”; “onolec ra qoyec”; “reivindicar” y muchas otras más.

“O éramos del campo o éramos de la chacra”, recuerda María Maciel López, del pueblo Angaité de Paraguay y perteneciente a la organización Asociación Pypore y después da cuenta de cómo el pueblo “comenzó a organizarse y a levantarse” y que siendo una de las pocas, sino la única, radio del Chaco paraguayo llegaron a llevar a las casas de las familias en casettes los comunicados para que los puedan escuchar.

Encuentro - Defensoria del Publico 6“Comunicación para el Buen Vivir”, sintetizó Verónica Calvopiña de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) y sostuvo que “acceder a los medios de comunicación nos permite decir más cosas”. En la misma línea Jorge Ñancucheo, referente de la Organización de Naciones y Pueblos Indígenas en Argentina (ONPIA), sostuvo que “los pueblos originarios necesitamos comunicarnos” y bregó porque el “Estado reconozca el genocidio a los pueblos originarios”.

“¿Para qué queremos los pueblos originarios y las comunidades campesinas una radio?” se preguntó Margarita Gómez, que pertenece al pueblo vilela de Santiago del Estero y vive en Rincón del Saladillo. “Para llevar nuestra voz y seguir luchando desde ese territorio, otro territorio de disputa, el de la comunicación”, dijo quien también forma parte del Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI). Asimismo, recordó que “tenemos una mirada diferente” donde “no nos sentimos parte de los grandes medios de comunicación”.

“Nos parece sumamente importante que ustedes que vienen del territorio cuenten sus narrativas, sus realidades que no aparecen en los medios”, dijo Dörte Wollard, representante de la Fundación Friedrich Ebert en Argentina.

El Espacio Memoria y Derechos Humanos (Ex-Esma) es el lugar donde se desarrolla el encuentro y no pasó inadvertido por los asistentes que refirieron a paralelismos sufridos por los pueblos originarios y los detenidos desaparecidos de la última dictadura cívico militar. Amy Rice, del Espacio Memoria y Derechos Humanos e integrante de la agrupación HIJOS, sostuvo que “no tenemos que olvidar a aquellos primeros desaparecidos”.

“De qué desierto me hablan si había muchos compañeros en esos territorios”, recordó con lágrimas en los ojos Margarita Gómez. Y Jorge Ñancucheo, de la Organización de Naciones y Pueblos Indígenas en Argentina (ONPIA) agregó que el “Estado reconoció el genocidio que hubo en este lugar” y pidió: “necesitamos que se reconozca el genocidio a los pueblos originarios”.

El II Encuentro está organizado por la Defensoría del Público y cuenta con el apoyo del Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI), la Organización de Naciones y Pueblos Indígenas en Argentina (ONPIA), el Espacio Memoria y Derechos Humanos (ex-ESMA), la Fundación Friedrich Ebert, la Carrera de Ciencias de la Comunicación y la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y la Red de Carreras de Comunicación Social (REDCOM). También hubo representantes del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI).