Breves y vagas declaraciones de dos expolicías

Adolfo Vitelli
Adolfo Vitelli, exjefe de la Policía de la provincia de Buenos Aires.

Dos exfuncionarios de alto rango de la Policía de la provincia de Buenos Aires declararon como testigos en el juicio por el encubrimiento del atentado a la AMIA. Ambos contaron  su intervención en los sumarios administrativos.

El primero en declarar fue Adolfo Hugo Vitelli, abogado ya retirado de la fuerza de la que fue jefe en 1996 y 1997. En base a la primera pregunta a cargo de la Fiscalía, empezó a contar, sin recordar demasiado, las razones por las que agentes de la Policía habían sido sumariados y puestos en disponibilidad antes y durante su mandato.

“Eran como diez que estaban vinculados al tema AMIA por lo que se les habían labrado sumarios”, esbozó y ante la falta de datos concretos, el fiscal pidió que se le exhibieran a Vitelli algunos de esos sumarios con el fin de que refrescara su memoria sobre uno en particular lo que, de hecho, consignó. “Sí. Esa es mi firma. A Burguete le levantamos la disponibilidad y volvió a trabajar”, dijo haciendo referencia al expolicía Alejandro Burguete, imputado por el atentado quien, tras declarar en contra del entonces detenido comisario Juan José Ribelli, quedó en libertad.

“La medida la tomé a partir de un pedido de Federico Domínguez, entonces subsecretario de Seguridad de la provincia”, admitió, y explicó que Domínguez -hoy presidente de la Cámara de Casación Penal de la provincia de Buenos Aires y procesado por encubrimiento- le había dicho que Burguete iba a colaborar con la investigación, por eso necesitaba que le levantaran la disponibilidad.

A su vez, Vitelli aclaró que ese pedido le fue reiterado varias veces y sólo accedió a hacerlo una vez que lo comprobó con el secretario de Seguridad, Eduardo de Lazzari. “Yo quería corroborar lo que pedían porque soy consciente de que no era muy equitativo con otras situaciones similares”, expresó admitiendo así que Burguete fue el único de los policías detenidos por el atentado que fue liberado tras cambiar su declaración por una afín a la línea de investigación del entonces juez Juan José Galeano. El resto, según declararon los mismos expolicías en este juicio, se negaron a mentir.

Patrick Haar
Adolfo Vitelli, ex jefe de la Policía de la provincia de Buenos Aires y comisario general retirado, antes de declarar en el juicio por el encubrimiento del atentado a la AMIA.

Uno de los comisarios que respondía directamente a Vitelli y que fue el encargado de los sumarios administrativos iniciados a los agentes relacionados con el atentado, era José Carlos Bretschneider. Lo hizo en el cargo de director de Sumarios, en 1995 y como director general de Asuntos Judiciales de la Policía de la provincia de Buenos Aires, dos años después.

Bretschneider declaró durante media hora con un testimonio impreciso con respuestas en las que se limitó a un “no recuerdo”, en especial en aquellas que parecían incomodarlo.

Primero se centró en la explicación de los procedimientos que llevaba a cabo para iniciar sumarios y la comunicación acerca del caso AMIA que mantenía con el Juzgado instructor a cargo. “Le hacía consultas a Galeano sobre sumarios administrativo de los policías”, mencionó y  afirmó después que el exjuez Juan José Galeano nunca le dio directivas concretas.

Entonces la abogada de la querella del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos pidió se le exhiban como ejemplo solicitudes enviadas desde el Juzgado en la que se pide colaboración con la investigación y constancias en la que el mismo Bretschneider admite haber recibido órdenes por parte de Galeano, a través del comisario Oreste Verón, quien investigaba el atentado y era vínculo entre el Juzgado y la Policía. Ante esto, el testigo no tuvo más remedio que responder, ya sobre el final: “Sí, lo firmé y está ahí, debe haber sido así. Pero no lo recuerdo”.

Antes de concluir la audiencia las partes argumentaron a favor y en contra de admitir al testigo Hugo Pérez, discusión iniciada la semana pasada a partir de que el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y la querella de Memoria Activa desistieran de ese testimonio.

Las conclusiones sobre el tema quedan pendientes para el próximo lunes, cuando se presenten a declarar Alberto Spagnuolo y Gustavo Semorile, entonces abogados de Carlos Telleldín y de dos allegados a él, quienes estuvieron detenidos por el atentado.