Christine Pintat, Presidenta de Fundación Casa Rafael

“En el arte hallan una posibilidad de contar lo que les sucede”

Una entidad social porteña acoge en sus talleres de arte a cerca de 200 niños, niñas y adolescentes del Barrio Chino, de La Boca. Los ayuda a descubrir una vena artística que los aleje del contexto de vulnerabilidad.

Hay un punto de intersección entre el arte y la vida, y la ONG creada y presidida por la francesa Christine Pintat intenta que esa conexión produzca cambios en la realidad de centenares de niños y adolescentes en situación de riesgo psicosocial del ‘Barrio Chino’, de La Boca, a través de la resiliencia, la capacidad de recuperarse del impacto en situaciones adversas.

Mediante el estímulo de la creatividad artística -arte puesto al servicio de la realidad diaria, la Fundación Casa Rafael los incentiva a iniciarse en la música, cine y fotografía, literatura, artes plásticas o la expresión corporal para forjar otro camino de vida posible.

Niños-pintan-mural
Niños, niñas y adolescentes del Barrio Chino (CABA)

La hacedora de este proyecto -que en 2016 cumple diez años- se desempeñó durante más de veinte años al frente de un programa de Derechos Humanos de la Unión Interparlamentaria, (reúne a legisladores de todo el Mundo) con sede en Ginebra, Suiza. En 2005 se radicó en la Argentina, y decidió trabajar con niños y jóvenes en situación de riesgo psicológico y social.

Para hacerlo, eligió la perspectiva de la filosofía de la educación por el arte. “El arte es la puerta de entrada a lo más íntimo de uno, a la propia creatividad. No como un fin en sí mismo, sino para abordar a la persona en su conjunto”, sostuvo la licenciada en Letras.

“Toda nuestra labor está destinada a que puedan adquirir mayor confianza en sí mismos y en los demás, una mayor autonomía, compromiso y sentido de responsabilidad, como a una mejora en su inserción escolar y social”, resume Pintat.

Pese a su poderío transformador, con el arte solo no alcanza, reconoce la mujer: también es importante el apoyo psicológico y social que reciben los niños. “Los chicos acuden con problemáticas sociales y familiares complejas que les exigen un gran esfuerzo para salir adelante, por eso les damos una ayuda en el abordaje de sus angustias y sus aspiraciones, a través de especialistas”, aseguró la presidenta de la entidad.

niñoxs-y-niñas-estudiando
Las escolarización, clave para la lograr la resiliencia

“Un equipo de psicólogos clínicos y trabajadores sociales escucha a los chicos, y trata de orientarlos”, explicó Pintat. El plantel también lo integran docentes: profesores de plástica, de música, de expresión corporal, de hip hop, de cine y literatura, que dictan los talleres.

Además de estimularlos, es importante escucharlos. Y alimentarlos: los talleristas reciben una merienda, lo que para muchos de ellos es la última comida del día.

Descubrir el potencial propio

Los talleres tienen lugar -lunes, miércoles, jueves y viernes por la tarde -en el primer piso del Cuartel de los Bomberos Voluntarios de la Vuelta de Rocha, del mismo barrio porteño. En 2016, son alrededor de 200 niños y niñas los que acuden a las actividades. Criminalidad, maternidad y paternidad adolescentes, trabajo infantil y abandono de la escolarización son parte del contexto que buscan dejar atrás.

La oferta de talleres incluye disciplinas plásticas, también
La oferta de talleres incluye disciplinas plásticas, también

En las distintas actividades puramente artísticas que se desarrollan en el Cuartel de Bomberos, también se abren espacios para dialogar sobre la violencia, con el propósito de que los chicos “se respeten a sí mismos y a los demás, que exista una relación de mayor armonía. Pedimos que en nuestro lugar se respeten reglas de juego, y los chicos lo aceptan. En lo artístico, los avances son notables: hay niños que ni siquiera sabían que tenían un gran potencial en plástica o música, y de pronto eso se les revela”.

Muchos encuentran una posibilidad de “contar claramente lo que les sucede”, señaló Christine. En el área musical, por ejemplo, el programa ‘Orquestando en La Boca’ les permite acceder dos veces por semana a ejecutar una variedad de instrumentos de cuerda o percusión, canto y lenguaje musical. También realizaron visitas al Teatro Colón, la Exposición Rural Argentina, la Ciudad Cultural Konex o el Cirque du Soleil, entre otras.

niños-tocan-violines
La orquesta de la Fundación en un ensayo

Bautizada Alas para volar, la Casa Rafael armó una orquesta propia. Juntos, se presentaron en distintos eventos a lo largo de 2015 y 2016: han tocado, bajo la figura del “concierto sorpresa”, en el hall de una de las sedes de un banco, el teatro de una radio porteña y la sala de espectáculos La Usina del Arte.

Los chicos del taller de artes plásticas llevaron sus pinturas y dibujos a una exposición en el Museo de Arte Moderno (MAMBA). Apuntando al juego como aprendizaje, también cuentan con un espacio para los de 3 a 6 años, con actividades artísticas -de iniciación musical, danza y plástica- adaptadas a las que recibe el resto, cuyas edades van de los 7 a los 18 años.