La ley Procesal de Familia, una vieja deuda de la justicia civil

El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos convocó el año pasado a un equipo de expertos para preparar el anteproyecto de la ley Procesal de Familia y Capacidad de las personas. Se busca regular los procesos de familia, para diferenciarlos de las causas civiles y comerciales tradicionales.

El Programa Nacional de Coordinación General de Derecho Privado del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación viene discutiendo y elaborando, en el marco de Justicia 2020, un anteproyecto de creación de una Ley Procesal de Familia y Capacidad de las personas. El nuevo cuerpo legal busca regular los procesos de familia, para diferenciarlos de las causas civiles y comerciales tradicionales. De aprobarse, se modificaría la estructura y función de los juzgados de familia en todo el país.

Existen tribunales laborales, comerciales, civiles y hasta para las relaciones de consumo, pero no existe hasta hoy un fuero especializado en familia, tan sólo un desmembramiento de los juzgados civiles. Un código procesal de familia es una demanda de larga data. Hubo un sinfín de proyectos, pero nunca avanzaron.

En la ciudad de Buenos Aires, por ejemplo, la Justicia Nacional en lo Civil cuenta con 110 juzgados: 24 de ellos tienen competencia en temas de familia. Esos tribunales comparten la misma Cámara con el resto de los 86 juzgados que deciden sobre procesos patrimoniales. No hay un tribunal de alzada que atienda exclusivamente en materia de familia y capacidad de las personas. Ni tampoco una superintendencia especializada: es la misma para todos los tribunales.

Otro problema específico de los juzgados de familia es, por ejemplo, que suelen tener sólo dos asistentes sociales, que resultan escasos. “Porque en materia de familia, el nuevo Código Civil y Comercial establece que el juez va a decidir medidas previo dictamen del equipo interdisciplinario, que hoy no existe. Se necesita para atender todas las situaciones de las personas de mayor vulnerabilidad y no están esos recursos”, explica Agustina Díaz Cordero, titular del Programa Nacional de Coordinación General de Derecho Privado.

En el nuevo Código civil y Comercial, los tratados y la Ley 26.061 especifican que tienen que ser oídos los chicos, que hay que escucharlos en un lugar que sea acorde.

“Esta es una prioridad importante porque son las voces de los que no tienen voz y tenemos que lograr que ellos también tengan acceso a justicia. Las estadísticas del 2015 dicen que ingresan cinco medidas por violencia por día. En los juzgados civiles patrimoniales tienen 640 por año y en los de familia, que son sólo 24, tienen 1600 causas por año. Hay que modificar todo un poco: tenemos mucha legislación, pero hay que ver cómo se hacen efectivos estos derechos y garantías que consagra la ley”, agrega Díaz Cordero.

Adecuar la legislación

El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos convocó el año pasado a un equipo de expertos para preparar el anteproyecto del Fuero Procesal de Familia. Ellos son: Zulma Elina Amendolara, Lucas Aón, Silvana Ballarin, Ángeles Burundarena, Lucila Córdoba, Diego Coria, Mabel De Los Santos, Diana Eilbaum, María Victoria Famá, Ignacio Goicoechea, Silvia Guahnon, María Susana Najurieta, Ana Ortelli, Analía Pastore, Roberto Punte, Rodrigo Fermín García, Héctor Iván Vito y Esteba Mazzinghi. La facilitadora de la Comisión es Patricia Bermejo.

El equipo de trabajo definió una serie de etapas o actividades que incluyen: reuniones con académicos y magistrados, generación de material de base para la discusión, organización de grupos de redacción y generación de borradores, recepción de comentarios y propuestas de la población, a través de la web de Justicia 2020.

¿Cuáles fueron los puntos de partida que tuvo en cuenta el equipo?

  • Adecuar la legislación procesal al Código Civil y Comercial.
  • Lograr una ley procesal ágil, moderna, eficiente y dinámica que resguarde:

-La tutela judicial efectiva de los derechos.

-El interés superior del niño.

-La protección de las personas más vulnerables.

-Responda al reclamo de la sociedad.

-Garantice la inmediatez y por ende la oralidad.

Hay dos temáticas que están excluidas del anteproyecto: la restitución internacional de menores, porque es un tema en el que está trabajando el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto; y la referida a los juzgados de violencia familiar, porque ya está elaborando un proyecto específico la Subsecretaría de Acceso a la Justicia del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

Qué pasa en las provincias

Varios distritos del país ya cuentan con fueros especializados en familia. A saber:

Catamarca: Juzgados Unipersonales especializados. Ley Procesal que prevé un equipo interdisciplinario. Ley 5082 (2002)

Chaco: Estatuto Jurídico del Menor y la Familia y un procedimiento especial de la Justicia del menor de edad y Familia (1997).

Chubut: La ley de Protección Integral de la niñez, adolescencia y familia crea Juzgados Unipersonales con competencia en familia.

Córdoba: Ley Provincial Nro.7676 (1998) crea los Tribunales de Familia. Juzgados Unipersonales

Corrientes: en la ciudad de Corrientes existen 3 juzgados especializados.

Entre Ríos: Ley de Protección Integral de los derechos del niño, el adolescente y las familia. Juzgados especializados en Familia.

Formosa: Código de Procedimiento del Tribunal de Familia y el Código Procesal Civil y Comercial de la Provincia, supletoriamente.

Río Negro: Juzgados de Primera Instancia de Familia y Ley Procesal especial Nº 3934.

Salta: existe un fuero especializado, con competencia especial y el equipo interdisciplinario depende del Tribunal Superior de Justicia.

San Luis: existen juzgados especializados en familia y menores, con competencia penal y civil.

Santa Cruz: cuenta con juzgados especializados y para la sustanciación de las causas es el Código Procesal Civil y Comercial de la provincia.