EEUU entregó una segunda tanda de archivos de la dictadura

Son 550 documentos secretos que datan de los períodos de las presidencias de Carter, Ford, Reagan y Bush. Se suman a los mil archivos que el gobierno estadounidense ya había entregado en agosto pasado.

El gobierno de los Estados Unidos otorgó  a la Argentina otra serie de archivos desclasificados sobre la última dictadura. Son unas 550 páginas de documentación, de consulta pública. Ya en agosto pasado el secretario de Estado John Kerry había entregado un tramo inicial de información compuesta por unos mil registros. Muchos de los documentos cedidos pertenecen a la biblioteca Jimmy Carter, pero también se incluyen archivos de las bibliotecas presidenciales de Gerald R. Ford, Ronald W. Reagan y George H.W. Bush, incluyendo un pequeño grupo de documentos producidos después de 1984.

Este tramo de archivos también incluye partes de los Informes Diarios al Presidente (PDB) de las administraciones de Reagan y Carter, constituyendo la primera difusión significativa de documentos de información al Presidente de la CIA para esas administraciones.

El acto tuvo lugar en el auditorio Silvio Frondizi de la exESMA, y participaron el embajador de EEUU, Noah Mamet, el secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, Claudio Avruj, y el periodista y exdirector de The Buenos Aires Herald , Robert Cox. Durante la ceremonia, se rindió homenaje a la secretaria de Derechos Humanos del gobierno de James Carter, Patricia Derian, que murió en mayo de este año. Se colocó una placa con su nombre en el Archivo Nacional de la Memoria.

Derian fue la primera subsecretaria de Estado de Derechos Humanos y Asuntos Humanitarios durante 1977-1981. La Argentina la condecoró hace diez años con la Orden del Libertador General San Martin, la más alta distinción otorgada a funcionarios de gobiernos extranjeros.

“Derian fue una incansable defensora de los derechos humanos, y su labor y esfuerzos se ven reflejados en muchos de estos documentos, incluyendo varios redactados por ella misma que tratan sobre la detención, tortura y desaparición de civiles argentinos en manos de la dictadura”, recordó la Embajada de EEUU.

DerianAvruj abrió el encuentro con un discurso dedicado a la memoria de Derian, en el que destacó que “marcó una impronta al enfrentarse con la dictadura militar”, cuando visitó el país en tres oportunidades para investigar y denunciar las violaciones a los derechos humanos cometidas por el terrorismo de Estado.

“Pat, como querían que la llamen, encabezó una histórica delegación en 1979, con informes precisos e investigó las violaciones a los derechos humanos de la dictadura”, señaló Cox. Y recordó que Derian “desafió al almirante Emilio Massera a terminar con las torturas y cuando éste las negó, le mostró un plano (de la ESMA) y le dijo: “Debajo de donde hablamos es posible que estén torturando a alguien”. “Esto ejerció presión sobre los militares y comenzó a producirse un cambio”, añadió.

Mamet adelantó que se van a seguir desclasificando nuevos documentos que se darán a conocer el próximo año. “Los investigadores y académicos podrán echar luz sobre estos documentos frente a tanta oscuridad. Nunca más”, dijo.

La Embajada de EEUU informó que el actual proyecto, liderado por la Oficina del Director de Inteligencia Nacional (ODNI) con el apoyo de la Casa Blanca y organismos del Poder Ejecutivo, “insume cientos de horas de trabajo del plantel de los organismos, compuesto por administradores de documentos, archivistas, historiadores y profesionales en materia de desclasificación y acceso a la información”.

Funcionarios del gobierno de los Estados Unidos se encuentran revisando registros en busca de información relevante para evaluar la factibilidad de su difusión pública. La consecuente revisión de estos archivos se realizará “palabra por palabra”, un proceso más riguroso y revelador que las revisiones que normalmente realizan los organismos de sus propios registros históricos, cuando difunden o mantienen clasificados registros sobre la base de un esquema de “aprobado-rechazado”.