Dos universidades ya cuentan con baños sin distinción de género

Son la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la UBA y la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Córdoba. Para el INADI, se trata de “un claro reconocimiento de los avances culturales de la sociedad argentina”.

Dos universidades instalaron, en diversas sedes, baños mixtos para facilitar los accesos sin distinción de género, de personas trans, de padres con sus hijos y personas con discapacidad.  El Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) celebró la medida.

A principios de este mes comenzaron a funcionar oficialmente los baños mixtos en la casa de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (FADU), de la Universidad de Buenos Aires. Al entrar a ellos pueden leerse un cartel que dice: “Este es un baño sin distinción de género para todas las personas que quieran utilizarlo”.

Ubicado frente a la biblioteca de planta baja de Ciudad Universitaria, el baño mixto es producto de la resolución (CS) Nº 4043/15 por la que se implementa el “Protocolo de acción institucional para la prevención e intervención ante situaciones de violencia o discriminación de género u orientación sexual”.

Desde la UBA explicaron que la iniciativa tiene que ver con “repensar el diseño de los espacios comunes y sus prácticas desde una perspectiva inclusiva”.

El decano de la FACU, Luis Bruno, explicó que el trabajo se realizó desde la Unidad de Género de la Secretaría General de la facultad, junto a la Comisión de Género. El objetivo: “empezar a cambiar las cosas” para “generar una facultad mejor.”

En Córdoba también

En la provincia mediterránea pasó algo similar: la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Córdoba también instaló un baño sin distinción de género, en la misma semana que el de la FADU.

“Es momento de que veamos a los géneros como un espectro en lugar de dos ideales opuestos”, dice el cartel que pegaron en la puerta del sanitario ubicado en el hall de entrada de la facultad cordobesa.

La decana de la facultad cordobesa, Claudia Torcomián, dijo que se trata de “un proceso iniciado sobre la base de que la carrera de Psicología tiene más población de género femenino que masculino y la misma cantidad de baños para hombres y mujeres”.

Igualdad e identidad

“Empezar a pensar en los baños mixtos como una política pública es un desafío que tenemos como sociedad”, explicaron desde el INADI, un organismo dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

Para el INADI, la medida es “un claro reconocimiento de los avances culturales de la sociedad argentina”. Y bregó para que pueda “servir de modelo a otros organismos”.

El organismo también destacó que la instalación de este tipo de baños mixtos “tiene que ser promovido no sólo por el proceso de transformación planteado por la legislación vigente, sino también ante el convencimiento de que las categorías varón/mujer ya no alcanzan para dar cuenta de todas las identidades y orientaciones sexuales disponibles en el entramado social”.