Permiten que dos cordobesas se repartan una misma pensión

La Justicia provincial dispuso que dos mujeres accedan al cobro en partes iguales de una misma asignación previsional. La decisión se basó en que el beneficiario fallecido ayudaba económicamente a su esposa, pese a que convivía con la otra mujer.

La Justicia de Córdoba le reconoció la pensión por fallecimiento, en partes iguales, a dos mujeres: la pareja que convivió con el jubilado bancario hasta que murió y la cónyuge legal, de quien estaba separado de hecho.

El fallo del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) provincial consideró probada la convivencia extramatrimonial por el tiempo exigido por la normativa vigente (cinco años, por lo menos, antes del fallecimiento) pero también que el jubilado había prestado asistencia económica a su esposa hasta último momento.

Los jueces del máximo tribunal cordobés, Domingo Sesin, María Marta Cáceres de Bollati y Sebastián López Peña, ordenaron a la Caja de Jubilaciones, Pensiones y Retiros de Córdoba dictar una nueva resolución y otorgar la pensión equivalente el 50 por ciento del importe respectivo a cada mujer.

Para los magistrados, durante su vida, el hombre “no abandonó a su suerte a la esposa”, razón por la que ahora no podía privársela de “parte de la pensión” porque eso implicaría dejarla “en peores condiciones de las que gozaba”.

Entre los detalles que tuvo en cuenta el TSJ para ponderar que el vínculo matrimonial seguía uniendo a los cónyuges figuran un desembolso monetario por un seguro de vida que percibió la esposa (en diciembre de 2010) y un certificado de cobertura de otro en el que figura como asegurada y beneficiaria.

A ello se suma la “inscripción como bien de familia del inmueble”, en el que vivía junto a sus hijos, más una serie de testimonios. “El causante se hacía cargo de gastos del hogar, las boletas de los impuestos inmobiliario y automotor, las facturas por los servicios de gas, agua y teléfono, los resúmenes de cuenta corriente y tarjetas de créditos a nombre de él”, explica la sentencia.

Con esta decisión el TSJ cordobés hizo lugar parcialmente a los recursos de casación promovidos -por separado- por la conviviente y por la parte demandada (la Caja) contra la sentencia de la Cámara Contencioso Administrativa de 1° Nominación, la cual condenaba a la Caja a otorgársela a la cónyuge.