Fue aprobada la ley del arrepentido en juicios por corrupción

La Cámara baja aprobó la iniciativa que prevé una reducción de la pena para quienes aporten datos en causas de corrupción en los que hayan participado. Después de los cambios introducidos en el Senado, terminó su derrotero comenzado en marzo.

De forma unánime y con 137 votos a favor, la Cámara baja sancionó la Ley del Arrepentido, una iniciativa surgida del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación para abordar los casos de corrupción. Sucede que la figura del “arrepentido” ya existía en nuestro país, pero no se aplicaba en delitos cometidos contra la administración pública. Después de este miércoles, y una vez que sea reglamentada, sí podrá usarse en este sentido.

La nueva normativa prevé que aquellas personas que fueron parte de un hecho de corrupción en el Estado puedan obtener un beneficio procesal, tal como la reducción de su pena, si aportan información para ir tras sus cómplices.

diputados arrepentido leyLa propuesta fue presentada por el ministro Germán Garavano, junto a otras iniciativas relacionadas, en marzo de este año. Desde entonces el proyecto tuvo un largo recorrido en el Congreso que culminó con la votación de este miércoles: primero ingresó a Diputados, donde se trató y aprobó sin modificaciones; más tarde recibió cambios en el Senado para, finalmente, volver a la cámara de origen, donde recibió su sanción.

Estas modificaciones surgieron de los largos debates que se dieron en plenarios de comisiones, tanto en el Senado como en Diputados. Entre otras cosas, uno de los cambios radica en el momento en el que se puede llevar a cabo el “arrepentimiento”: ya no se puede realizar durante el transcurso del proceso en general.

El acusado deberá decidir si aporta información o no antes de la elevación de la causa a juicio oral. Es decir, cuando se cierra la etapa de investigación y se pasa al juzgamiento.

A su vez, también se definió que el imputado podrá tener este beneficio en las causas de las que forme parte y no para otras ajenas. Las acusaciones deberán apuntar a delitos que impliquen la misma o mayor responsabilidad que la del “arrepentido”. Al mismo tiempo, estos datos deben involucrarlo y no puede hacer señalamiento por actos de terceros de los que no participó.

También se incorporó al texto de la ley algo que ya se había mencionado pero que no figuraba en la letra del proyecto: el aporte de datos en ningún caso podrá eximir de prisión al “arrepentido”. Todos estos cambios zanjaron las discusiones que surgieron durante los casi ocho meses de debate, que incluyó la participación de especialistas e integrantes del mundo del Derecho que brindaron su opinión al respecto de la aplicación de una legislación de este tipo.

En nuestro país esta figura se aplica para casos de narcotráfico, trata de personas, lavado de activos y terrorismo. En estos dos últimos casos fue importante la influencia del Grupo de Acción Financiera Internacional, que impulsó el uso de la herramienta. En tanto, la Ley 24.424 de Estupefacientes es donde quedan establecidos los beneficios para quienes aporten información que permitan atacar a las redes de tráfico de droga.

Algunos casos conocidos de “arrepentidos” en el mundo

Una de las causas más recientes donde el aporte de información funcionó fue el FIFAgate, un caso en el que se investigó el pago de sobornos en el otorgamiento de licencias de transmisión de fútbol por distintas vías, y en la asignación de permisos para lanzar mercadería oficial en América. Chuck Blazer, dirigente de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (CONCACAF), fue quien brindó importantes datos en este sentido.

Pero acaso el precedente de mayor renombre es el Mani pulite, que tuvo lugar en 1992 en Italia. En este caso, varios funcionarios colaboraron con el fiscal Antonio Di Petro para desentrañar una compleja serie de negociados entre empresarios y políticos que abarcaba muchos rubros, aunque la mayoría de los empresarios eran industriales.