Día Nacional de las Personas Sordas: una fecha para concientizar

Se conmemora en homenaje a la sanción de la ley que creó el primer instituto educativo para sordomudos. Las ONG reclaman que sea oficial la lengua de señas. El INADI presta servicios para garantizar los derechos de las personas sordas.

Todos los 19 de septiembre la Argentina conmemora el Día Nacional de las Personas Sordas, en recuerdo de la sanción de Ley 1.666 de creación del primer Instituto Educativo Nacional para Sordomudos en 1885. En esa fecha, organizaciones y referentes de la comunidad sorda aprovechan para difundir y concientizar acerca del respeto por las personas sordas y la necesidad de ejercer de manera plena sus derechos.

Durante siglos, los paradigmas científicos y filosóficos en torno a los sordomudos los consideraban personas “anormales”, que en muchos casos debían ser internados en neuropsiquiátricos o aislados de la sociedad en contextos de encierro. Cuando se comenzó a pensar en una educación especial, la metodología que predominó estaba enfocada en la oralidad, y se restringía e incluso se prohibía la comunicación a través de señas.

Esta corriente de pensamiento venía de Italia y fue la base para la creación del novedoso Instituto, propuesto por el  médico y legislador Antonio Terry, quien tenía tres hijos sordos.

Sancionada la ley, la escuela comenzó a funcionar sólo para varones. En 1897 se creó una sección para niñas. Esa separación física influyó en el proceso de desarrollo del que terminó siendo la Lengua de Señas Argentina (LSA), modalidad que los alumnos practicaban a escondidas en recreos o de noche, porque estaba prohibida.

El crecimiento de la lengua también estuvo ligado a una estructura de internados para sordos localizados sólo en Buenos Aires, por lo que muchos estudiantes llegaban desde el interior del país y se comunicaban con el resto de sus compañeros a través de señas.

Con el tiempo, la lengua de señas se expandió tanto que los mismos egresados de estas escuelas crearon organizaciones para sordos en las cuales se practicaba la libertad comunicativa, contribuyendo a la supervivencia de la lengua, que se mantiene hasta el presente.

Los derechos hoy

Más de cien años después de la creación de la escuela especial, si bien hubo avances significativos, las personas sordas se encuentran aún con obstáculos para ejercer sus derechos.

Por ejemplo, no existe una ley nacional que reconozca y unifique la LSA, ni está regulada la formación de intérpretes. Hace tiempo que las asociaciones de sordos del país impulsan una legislación que les otorgue soberanía sobre su lengua, proyecto que tras años de idas y vueltas, adquirió media sanción en el Congreso en junio pasado.

Silvana Bonnet, integrante de la asociación civil Canales, de lucha por una educación de calidad para sordos, explicó: “El día de las personas sordas tiene una relevancia enorme en función de que no tenemos reconocimiento oficial de la lengua”.

Y agregó: “No es casual el lema ‘Inclusión plena en lengua de señas’, elegido para la Semana Internacional de la Persona Sorda, que celebramos del 18 al 24 de septiembre”.

Servicios de ayuda

En línea con estas ideas y aprovechando la fecha de conmemoración, Micaela Saban Orsini, coordinadora de Programas y Proyectos Interinstitucionales del INADI, sostuvo que “el organismo trabaja todo los días para garantizar los derechos de las personas sordas, promover su derecho a la accesibilidad comunicacional en la LSA y su autonomía, no solamente hoy que los homenajeamos por su día”.

Entre las acciones que lleva a cabo el INADI, se encuentra la prestación de un servicio de intérpretes para todos los aspectos de la vida cotidiana, y la capacitación en organismos estatales para visibilizar la problemática.

Saban Orsini también indicó que actualmente trabajan con otros ministerios y con la Secretaría de Comunicación Pública “para que todo el Gobierno incorpore a sus servicios de atención al público la LSA, porque entendemos la inclusión plena para la comunidad sorda es con lengua de señas”.