Cómo y porqué registrar una obra para preservar la autoría

La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) estableció el día mundial en virtud de celebrar la entrada en vigor en 1970 del convenio de la entidad que resguarda los derechos en un sistema eficiente y accesible.

“El 26 es un día de reconocimiento a los creativos a través de los derechos que ellos tienen. Hacen nuestra vida feliz y desafío a cualquiera a estar tres horas sin imágenes, sin sonidos, ni textos. Uno no puede vivir sin la creación del otro. Desde el cine hasta la fotografía. Nuestros sentidos requieren nutrirse de lenguaje visual o auditivo”, señala Gustavo Schötz, director Nacional del Derecho de Autor, sobre la génesis de estos derechos.

La Dirección Nacional del Derecho de Autor (DNDA) es el lugar donde “los creativos” pueden registrar sus obras que están divididas en dos categorías: Inéditas o publicadas. Más del 60 por ciento de los trámites que se realiza en el registro corresponde a inéditas. Se trata de un primer resguardo de su creación como puede ser por ejemplo un guión de cine, un borrador de un libro o un formato televisivo. Se hace porque simplemente no se desea difundir o esperar algún acuerdo comercial.

Gustavo Schötz, director Nacional del Derecho de Autor
Gustavo Schötz, director Nacional del Derecho de Autor

El resto son las obras “publicadas” como pueden ser “la canción grabada, subida a una plataforma, el programa de televisión, la foto expuesta o el libro impreso” más las publicaciones periódicas de cualquier tipo de medio de comunicación o difusión. Dentro de estos dos mundos, la música se lleva más del 50 % de los registros, alrededor del 15 % es de la industria editorial, y el resto es bastante variado. En este último, hay un mínimo porcentaje de los artistas visuales como pintores o escultores.

TAD para obras de arte

Históricamente, el registro de las obras se realizaba personalmente. Desde el 3 de abril funciona el Trámite a Distancia (TAD) (https://tramitesadistancia.gob.ar/), una plataforma administrada por el Ministerio de Modernización de la Nación que incluye muchas gestiones de todos los registros y donde se pueden registrar las obras publicadas e inéditas.

El usuario, ya sea el “creativo” o el “empresarial” tiene desde este año la posibilidad de realizar todo la gestión online. Se les solicita cierto tipo de información como el CUIL/CUIT, tipo de obra, autor y titular, y en algunos casos, ya directamente pueden subir la obra de hasta 15 megas a la web.

Desde la DNDA, expresaron que ya no hace falta ir personalmente con la obra a la dirección con sede en Moreno entre Salta y Santiago del Estero en la Ciudad de Buenos Aites. Por ejemplo: cualquier persona desde cualquier localidad puede subir su demo de un programa de televisión, un arquitecto, un video de los planos de una obra, hasta un pintor fotos de sus bosquejos. El trámite se puede realizar las 24 horas del día por internet.

“Estamos en una etapa intermedia del proceso de cambio al sistema en línea. Es una adaptación que lleva su tiempo”, explica el director de la DNDA. Y agrega que “también hay una carga digital de datos y el pago vía CBU para facilitar el trámite”.

Cambio cultural y negocios 3.0

Entusiasmado con las novedades, Schötz manifiesta que “hay formatos y usos para cada momento y cada edad. Pero la obra y la creación al fin y al cabo es la misma. Siempre va a estar la necesidad de generar creadores, aunque el formato vaya cambiando con el avance de las nuevas tecnologías. Desde las cuevas de Altamira siempre necesitamos a los modos del lenguaje”.

En tal sentido, se está incentivando que el giro de regalías al exterior de las empresas internacionales requiera el registro de los contratos. La idea de la DNDA es llegar a un sistema digital que genere bases de datos completas para unir a la obra con sus negocios  jurídicos.

Por otro lado, también se está promoviendo una utilidad adicional para que sea más fácil la recaudación digital en plataformas como Spotify o YouTube. La idea de la Dirección presidida por Gustavo Schötz es que a través de las entidades de gestión colectiva como SADAIC (Autores y compositores) o AADI (intérpretes) se les cobre un canon a estas plataformas, que luego llegaría como contribución a los autores.

“Hay que mejorar este sistema legal por los nuevos tipos de usos de las obras. En definitiva, el autor decide donde quiere estrenar la obra o difundirla. Pero el usuario es el que decide donde verla: en una sala, por alquiler o en una aplicación. Por eso, iniciamos el camino que habilite que todos los usos permitan la monetización”, asevera Schötz.

Por último, y como anticipo de algunos cambios legislativos a Ley 11.723 del Régimen de la Propiedad Intelectual, Gustavo explica que “el derecho de autor nace con la creación, por lo tanto, su protección es universal”. Y que Argentina es “parte de una protección internacional del Convenio de Berna (http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/60000-64999/60144/norma.htm ) y es parte de un convenio multilateral y universal. Estamos adaptando la legislación del país a la normativa internacional. Falta su implementación para mejorar la ley”, cerró.

Trámite presencial: DNDA. Moreno 1230 – C.A.B.A. Tel: (011) 4124-7200 / Horario: 9:30 a 14:30 hs.

Trámite on line: TAD. https://tramitesadistancia.gob.ar/