El derecho a amamantar se extiende en el Poder Judicial

Los integrantes de la Corte de Justicia salteña dispusieron la apertura de salas de lactancia en las sedes judiciales de Metán, Tartagal y Orán. En nuestro país existe una ley que insta a la promoción y concientización pública en esta cuestión. 

El cambio de paradigma en torno a la lactancia materna entró en discusión hace ya algunos años: no se trata, ahora, de una cuestión circunstancial sino meramente de un derecho. Por eso los espacios para llevar a cabo esta práctica se multiplican en los ámbitos laborales. Y también sucede en el Poder Judicial.

La Corte de Justicia de Salta (CJS) decidió abrir tres nuevas salas de lactancia en las sedes judiciales de Metán, Tartagal y Orán. De esta forma, la Justicia provincial cuenta con uno de estos espacios en todos los distritos en los que se divide el Poder Judicial local.

A partir de 2009, los integrantes del máximo tribunal salteño decidieron avanzar en la implementación de políticas con prespectiva de género. La apertura de estos lugares va en esa línea, y quedó plasmada en la Acordada 12.184.

Las salas serán para las trabajadoras judiciales, aunque esta normativa regirá en principio y se tendrá en cuenta la posibilidad de ampliar el alcance. De este modo, las mujeres que retornen al trabajo después de la licencia por maternidad podrán continuar dándole leche materna a sus hijos e hijas. También contarán con elementos para extraer y conservar la leche.

Esta iniciativa va, al mismo tiempo, en la línea de las recomendaciones brindadas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), órganos que apoyan la lactancia desde el nacimiento y hasta los dos años de edad.

¿Qué dice la legislación sobre este tema?

En nuestro país contamos con la Ley 26.873 de Promoción y Concientización Pública sobre la Lactancia Materna, sancionada en julio de 2013 y promulgada tan solo un mes después, establece que el Ministerio de Salud, de forma coordinada con las autoridades competentes de las provincias y la Ciudad de Buenos Aires, están encargados de la aplicación de la normativa.

Los objetivos de esta normativa son muchos: promover y concientizar no sólo a la población en general, sino también a las mismas madres que no tengan acceso a datos sobre amamantar, los beneficios de la leche materna, etcétera; promover la investigación en la materia, la provisión de esta a lactantes cuando así fuera necesario.

Y, también, y en lo atinente a lo dispuesto por la Corte salteña, generar espacios de lactancia en todo el territorio. Ya son muchos los órganos estatales que cuentan con lugares de este estilo: el Congreso nacional, diferentes edificios de tribunales. De cualquier forma, aún hay un largo camino por recorrer en la materia.