La OA denuncia que ENARSA dilapidó U$S 20 millones

La Oficina Anticorrupción denunció un perjuicio a las arcas del Estado por un monto aproximado de 20 millones de dólares. Fue por tres contrataciones que no tuvieron contraprestación.

La Oficina Anticorrupción (OA) denunció que la empresa estatal Energía Argentina Sociedad Anónima (ENARSA) contrató los servicios de tres depósitos de combustible que finalmente nunca empleó, según un informe elaborado por la Sindicatura General de la Nación (SIGeN). La maniobra implicó una pérdida para el Estado nacional de unos 20 millones de dólares.

El informe en que se basa la denuncia de la OA advierte sobre un hallazgo en contratos firmados entre ENARSA y empresas dueñas de depósitos de combustibles para garantizar el abastecimiento para las centrales de generación de energía eléctrica. La Secretaría de Energía -dependiente del Ministerio de Planificación de ese momento, Julio De Vido- autorizó en 2011 a ENARSA a contratar depósitos de combustible líquido.

Durante 2012, se firmaron contratos con tres empresas propietarias de plantas de almacenamiento en Tucumán, Buenos Aires y Entre Ríos. Si bien las empresas pusieron a disposición el servicio, los establecimientos nunca habrían sido utilizados por la empresa estatal ya que el Acuerdo Operativo entre ENARSA y la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA (CAMMESA) nunca se concretó.

“El caso es que esta inexplicable maniobra -en los términos del informe de SIGEN- cuyo alcance definitivo habrá de determinarse como producto de la pesquisa, habría llevado a ENARSA a la situación de asumir una deuda acumulada de varios años por un servicio que jamás se prestó con las empresas Chenyi SA, Generación Independencia SA y Probater SA por un monto aproximado de veinte millones de dólares”, sostiene la Oficina Anticorrupción en el escrito presentado ante la Justicia.

Así, dado que el acuerdo nunca se firmó, ENARSA jamás recibió los fondos para pagar sus deudas con las empresas contratadas. Pero recién en mayo de 2015 la Secretaría de Energía comunicó que dejaba sin efecto la autorización para que la empresa alquilara depósitos de combustible.

Dado que el acuerdo nunca se firmó, ENARSA jamás recibió los fondos para pagar sus deudas con las empresas contratadas.

“De esta manera, en virtud de una -al menos- sospechosa combinación de acciones y omisiones por parte diversas entidades estatales que intervinieron en los hechos, finalmente se habría contratado un servicio que jamás se utilizó generando para ENARSA una deuda millonaria en dólares”, advierte la OA en la denuncia.

Para la Secretaría de Ética Pública, Transparencia y Lucha contra la Corrupción, esta maniobra podría encuadrarse en las figuras de incumplimiento de deberes de funcionario público, negociaciones incompatibles y administración fraudulenta agravada por haber sido cometida en perjuicio de la Administración Pública.

“Incurre en este delito quien actúa excediendo dolosamente las facultades que le confiere su rol de administrador de bienes ajenos y compromete los intereses confiados de manera perjudicial o innecesaria con el fin de obtener un provecho económico para sí o un tercero, o para causar un daño”, concluye el escrito.