Nueva ley quita responsabilidad parental a femicidas

El Senado convirtió en ley el proyecto que prevé la quita de la responsabilidad parental a quienes sean homicidas de sus parejas, entre otros delitos.

Después de varias discusiones y de la modificación del proyecto original, la propuesta que establece que quienes sean homicidas de su pareja no pueden tener la responsabilidad parental de sus hijos fue aprobada en la Cámara alta. Entre las modificaciones que recibió la propuesta original se encuentran las relativas a la ampliación de los delitos por los cuales se perderá responsabilidad sobre los hijos.

La iniciativa había sido aprobada en el Senado y más tarde modificada en Diputados, para volver a ser aprobada en la Cámara alta. El impulso del proyecto, sobre el cual hubo un “amplio consenso”, como destacó el presidente de la Comisión de Legislación General, el diputado Daniel Lipovetzky (PRO), tuvo como referencia algunos casos que cobraron notoriedad en los últimos meses.

Uno de ellos es el de José Arce, que en enero de 2008 asesinó a quien era su pareja, Rosana Galliano. El crimen lo llevó a cabo en complicidad con su madre. Después de ser juzgado por el homicidio, y condenado, accedió a la prisión domiciliaria donde vive con su mamá. En ese mismo lugar están, también, los hijos de Galliano y Arce.

El proyecto original sólo apuntaba a los femicidas, pero los encuentros y debates permitieron ampliar el alcance de la norma, que ahora contempla la quita de la responsabilidad parental en cuatro supuestos de “hechos graves”: el homicidio agravado por el vínculo, por violencia de género, lesiones gravísimas y abuso del hijo o hija.

La quita de la responsabilidad empezará a operar a partir del dictado del procesamiento del acusado, que, de forma reducida, significa el momento en el que se considera que, gracias a las pruebas reunidas, se puede llevar a cabo una acusación.

Sin embargo, la medida no aplicará cuando se trate de una mujer defendiéndose de un ataque. Existen algunos casos en este sentido, de mujeres respondiendo a fuertes golpizas que podrían ocasionarles la muerte. En estos presupuestos se considera que la defensa es legítima, ya que hubo una etapa previa de sometimiento a violencia de género, propinada por el hombre a la mujer.

Los datos que surgen de la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) son terminantes con respecto a la clara dirección de la violencia de género, ya que el 76% de las víctimas son mujeres y niñas. Los organismos que trabajan en la problemática observan cifras similares y, en muchos casos, peores para esta población compuesta por mujeres mayores y menores de edad.

Este proyecto se complementó con otra iniciativa que busca crear un programa de acompañamiento a jóvenes que no tengan “cuidados parentales”, que es una situación a la que se enfrentan muchos niños, niñas y adolescentes pero por motivos que trascienden la violencia de género e intrafamiliar.