Declaró Cristina Fernández por su actuación en la Bicameral

Una de las últimas audiencias del año del juicio que investiga irregularidades en el atentado a la AMIA, tuvo como testigo a Cristina Fernández de Kirchner, quien integró la Comisión Bicameral Especial de Seguimiento de las investigaciones de los atentados a la Embajada de Israel y a la AMIA.

En cuatro horas de declaración, Cristina Fernandez contó acerca del trabajo de la Comisión Bicameral, en la que participó primero como senadora y luego como diputada entre 1996 y 2000.

Este grupo de legisladores, dijo la testigo, “se reunía con el único fin de seguir las causas pero no investigar o incidir en el curso de las mismas, ya que eso era facultad del Poder Judicial”. Además, aseguró, “emitía informes y recomendaciones, organizaba reuniones con familiares de las víctimas, con representantes de la AMIA y la DAIA y citaba a declarar a diversas personas relativas a la investigación”.

También mantuvieron reuniones con personal de inteligencia y con el entonces juez de la causa, Juan Jose Galeano, con quien -aclaró Fernández- tuvo “algunas discusiones”. El presidente de dicha Comisión era Carlos Soria y también participaron activamente Juan Pablo Cafiero, Marcelo Stubrin y Melchor Cruchaga.

Las irregularidades

Según pudo recordar Cristina Fernández, al comienzo de su trabajo en la Bicameral, muchos familiares de las víctimas decían desconfiar de la actuación del juez y reclamaban acceso a la causa, que aparentemente se les limitaba.

Además de ello, dijo que del seguimiento de la investigación surgieron “manejos irregulares” por parte del Juzgado y sobre todo de los organismos de inteligencia y seguridad. En torno a ello, dijo la testigo, se dieron fuertes diferencias entre los legisladores, las cuales se mantuvieron durante todo el trabajo de la Comisión.

“Dudaba de la investigación de Galeano y lo expresaba en la Comisión. De hecho, en el último informe presenté mi disidencia”, aclaró cuando le mostraron los documentos para que ratificara su firma.

Esos manejos irregulares fueron confirmados -según Fernández- con la declaración ante la comisión del secretario del juzgado de Galeano, Claudio Lifschitz.

“Esa declaración fue en parte aguas dentro de la Comisión pero también entre los familiares sobre la actuación de Galeano y la dirigencia comunitaria”, expresó, en referencia a las denuncias que hizo Lifschitz principalmente sobre la actuación del entonces juez.

“El relato de Lifschitz fue verosímil. Habló con mucha precisión y, con la información que ya manejábamos que tenía huecos, su declaración cerraba perfecto”, recordó.

Uno de los datos clave que aportó en su momento Lifschitz y que Cristina Fernández recordó en esta audiencia, fue el llamado que habría realizado Munir Menem -hermano del expresidente- al juez Galeano durante los allanamientos a los domicilios de Kanoore Edul, empresario allegado a la familia Menem, para que se interrumpiera esa línea investigativa, conocida como “pista siria”.

Sobre ese tema, Fernández recordó con precisión haberlo interrogado al entonces juez Galeano en una reunión que la Bicameral mantuvo en Comodoro Py en el año 2000.

“Le pregunté si había recibido ese llamado de Munir Menem y él contestó que no lo recordaba”, contó y siguió: “Ahí hubo un momento de tensión que terminó con la reunión porque yo le dije que considerando que la causa AMIA era su única causa, que era de gran importancia y que se le estaba preguntando por un llamado de la familia del presidente, podría no acordarse del día del llamado pero no dudar de si ocurrió”.

La testigo también agregó que ese encuentro con el juez fue el último que tuvo la comisión y que los estaban esperando con una enorme cantidad de expedientes colocados por todo el salón, que correspondían a la totalidad de la causa: “Era una puesta en escena. Agarré un expediente cualquiera y vi que eran hojas y hojas de fotos de talleres mecánicos y nada más. Me pareció que era juntar papeles”, recordó.

Por último, ante preguntas de algunas querellas y del expresidente de la DAIA, Rubén Beraja, la testigo afirmó que los representantes de AMIA y DAIA “apoyaban a rajatabla la investigación de Galeano y tenían una negativa cerrada a considerar que pudiera existir un error o desvío en la causa”.