La Justicia restaurativa en el Régimen Penal Juvenil

La Subsecretaría de Política Criminal del Ministerio de Justicia llevó a cabo un encuentro donde se explicó, con la presencia de especialistas en la materia, la incidencia que tendrá este abordaje en proyecto que se presentará para crear un sistema para jóvenes en conflicto con la ley Penal. Víctimas y victimarios y una forma de reparación novedosa.

Un delito, una víctima, un victimario, una condena o un arreglo; cuando un hecho delictivo ocurre, este es el camino que, más o menos, se da en la Justicia Penal. Pero esta perspectiva se complejiza en la realidad, y sobre todo, cuando se trata de jóvenes en conflicto con la ley Penal. Por eso, y ante el fracaso de políticas punitivistas, la Justicia restaurativa aparece como una opción para muchas personas formadas en la materia.

Pero, ¿de qué se trata esta herramienta que, al ser nombrada, suena novedosa? El subsecretario de Política Criminal del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de La Nación, Juan José Benítez, explica que “los programas de justicia restaurativa se basan en el principio fundamental de que el comportamiento delictivo no solamente viola la ley, sino que también hiere a las víctimas y a la comunidad. Cualquier esfuerzo para solucionar las consecuencias del comportamiento delictivo deberá, en la medida de lo posible, involucrar tanto al ofensor como a las partes ofendidas, y proporcionar la ayuda y el apoyo que la víctima y el infractor requieren”.

 

Y fue precisamente en torno a este sistema que se celebró un encuentro en la Facultad de Derechos y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) donde, junto a especialistas de todo el mundo y del ámbito local, se resaltaron los beneficios de su aplicación.

Como contraposición, los invitados coincidieron en que los delitos cometidos por jóvenes menores de edad no se ven reducidos, por lo que es importante buscar nuevas fórmulas para abordarlos y no seguir recurriendo a viejos métodos.

Al mismo tiempo, y en ese mismo encuentro, Benítez anunció que se capacitará a un operador judicial de cada provincia en materia de medidas restaurativas en un congreso internacional de la temática; de esta forma, serán los encargados de capacitar a sus colegas en el ámbitos de la Justicia local.

El Banco de Desarrollo de América Latina, el Instituto Latinoamericano de las Naciones Unidas para la Prevención del Delito y el Tratamiento de Delincuente, la Universidad de Ginebra, el Instituto Internacional de Derechos del Niño, la Fundación “Terre des Hommes” y el jefe de Gabinete del Ministerio de Justicia, Martín Casares, formaron parte del encuentro.

Atilio Álvarez, profesor de la Universidad de Ginebra y con un largo recorrido en otras casas de estudio (fue profesor de la UBA por más de 25 años) resaltó que “la Justicia Penal Juvenil funciona de forma pendular”, afirmando en este sentido que no existen políticas a largo plazo; por momentos, se vuelve dura contra los jóvenes; por otros, actúa de forma tan tutelar que termina por desprotegerlos.

El abogado y académico fue terminante al señalar que “hicimos ‘jefes de banda’ (refiriéndose a bandas delictivas) creyendo prevenir el delito”, en relación al encierro de menores de edad; “he visto a jóvenes y niños siendo juzgados con la ley Penal de adultos, por jueces de adultos”; y señaló que la “Justicia restaurativa es una solución integral”.

Por otro lado, Víctor Herrero, de “Terre des Hommes”, se preguntó: “¿Niños en conflicto con la ley? No, niños en conflicto con la vida, porque cuando llegamos a la instancia penal es que fallaron las instancias anteriores”. En este sentido, Martín Casares, jefe de Gabinete del Ministerio de Justicia, recordó que “la idea de Justicia restaurativa atravesó todo el debate sobre régimen Penal Juvenil”.