Oscar Ponce, fundador de la Asociación Civil Cumpleaños Feliz

“Celebramos los derechos que deben respetarse a todo niño”

La ONG Cumpleaños Feliz ya realizó más de mil festejos a niños y adolescentes que viven en hogares y comedores de Buenos Aires. La mayoría tiene su primer fiesta tras años de abandono.

El verdadero vínculo de la Asociación Civil Cumpleaños Feliz es con los chicos que viven en hogares a la espera de una familia que por ahí nunca llegará. ¿Por qué? Porque fueron abandonados y nadie los adoptó. Hay una pareja que tiene hijos, que son padres sustitutos y que también festejan cumpleaños de niños que tienen entre 2 y 14 años en hogares en la Ciudad y en la provincia de Buenos Aires.

IMG_8323

Son Oscar Ponce y Silvia Romero quienes desde hace más de 16 años junto a 50 voluntarios mantienen en pie el deseo de un niño de festejar por primera vez. El logo de la asociación es toda una misión: que “todo niño tiene derecho a celebrar su cumpleaños”.

Ponce es el tesorero de la entidad y explicó que el objetivo es “reafirmar la personalidad de los chicos en un ámbito masivo como un hogar o un comedor donde su sensación de individualidad se disminuye. Queremos que ese sentimiento de nacer y cumplir años sea para ellos único e irrepetible”.

Nunca contabilizó en cuantos hogares trabajaron con la Fundación, pero calcula que son más de mil. En la actualidad lo hacen en el Comedor del Barrio El Ceibo en La Lucila, en el Hogar Amparo Maternal en Nuñez y en el comedor Resplandor del Sur en Constitución. Entre otros lugares, ya estuvieron por Las Flores, Quilmes, San Isidro o Hurlingham.

En los hogares o comedores hay chicos que tuvieron problemas de delincuencia, que fueron abandonados al nacer o que no fueron adoptados a tiempo por familias que en general prefieren bebés. “La idea de nuestro trabajo es estar como mínimo 2 años y saben que vamos a estar. Calculamos ese tiempo para festejarles una vez a cada uno de los chicos”, contó Ponce. “Si me ves el día del cumpleaños, no te imaginas que soy yo. Me transformo, nos divertimos, son muy emotivos y terminamos llorando”, agregó.

La organización corre por cuenta de los socios, las donaciones y sus voluntarios. Se organiza un festejo dos sábados por mes y cada chico invita 3 o 4 amigos. Decoran el salón con globos, guirnaldas, carteles llevan la comida y una torta del gusto que pide cada cumpleañero. En cuanto a los regalos, se establece un valor uniforme a todos y se les da sin falta uno cada uno. En tanto, contratan animación, magos, maquillaje artístico hasta titiriteros y cuentacuentos.

Además, todos los años celebran el Día internacional de los Derechos del Niños, el Día del Niño y Navidad con una fiesta muy  grande en Vicente López con artistas, sorteos y premios. El próximo 27 de agosto en el colegio La Salle de Florida es el Festejo del Día del Niño.

-¿Cómo les dan la noticia a los chicos que les van a festejar el cumple?

-Cuando es en un hogar los chicos viven ahí, así que ya sabemos cuando cumple cada uno y nos organizamos. En los comedores, lo sabemos a través de los controles médicos y de vacunación. Ahora que ya nos conocen, ellos nos avisan: ‘Mirá que el mes que viene es mi cumple’.

El cambio que producen en los chicos lo pudieron vivir en carne propia tiempo después aunque hoy preocupa que los chicos al salir de los hogares  no poseen vivienda, trabajo, ni una familia que los sostenga. Y contó dos ejemplos: uno en el cual un joven que estuvo con ellos en el hogar Querubínes de San Isidro pudo conseguir trabajo en la Municipalidad de Vicente López. “Le cambió la vida y ahora tiene su familia y dos pibes”, expresó con alegría Ponce.

Otro caso más emocionante le ocurrió a su esposa, Silvia, cuando hace unos meses estaba estacionando su auto en Belgrano se acercó un cuidacoches y le dijo: “Pará, vos sos Silvia, yo me acuerdo que vos me festejabas mi cumpleaños de chico”. Contó, que su mujer no pudo contener las lágrimas como tampoco lo hizo Oscar en la entrevista. “Te pasan estas cosas, ellos lo internalizan y lo viven de una manera muy especial. No podes creer la emoción que tienen y hay chicos que festejan el primer cumpleaños de su vida y tienen 6 años”, concluyó.