El arte se comparte: formación cultural con valor comuntario.

La productora cultural Culebrón Timbal ayudó a formar a 2 mil promotores comunitarios y organizó actividades barriales para más 30 mil personas. Primero fue banda, hoy es escuela y multimedio pero la mirada social nunca cambió.

El Culebrón Timbal empezó como una banda de rock, aunque desde el principio siempre fue más que eso. El lanzamiento del primer disco fue también el comienzo de la productora cultural comunitaria que todavía tiene su sede en la localidad de Cuartel V, en Moreno, y acaba de cumplir veinte años.

“Para nosotros lo justo es un tema de trabajo de todos los días”, dice Eduardo Balán, miembro fundador del grupo de artistas, comunicadores y docentes que surgió como apuesta musical -su primer trabajo emergió acompañado de una historieta policial que transcurría en el Gran Buenos Aires- pero pronto adoptó la forma de proyecto social.

“Empezó como una inquietud más relacionada con lo artístico, pero también con cierta preocupación por contar la realidad del conurbano, sus problemas y su estética, que a principios de los noventa no lo veías ni en los medios ni en el cine”, recuerda hoy.

Desde el arte como herramienta para preguntarse y accionar sobre la realidad social, uno de los pilares del Culebrón Timbal es la formación, que facilitan desde la Escuela popular de arte y comunicación. Creada en 1999, no solo busca favorecer la expresión y las capacidades de los jóvenes, sino introducirlos en oficios relacionados y esbozar una producción estética colectiva que refiera a la identidad del Gran Buenos Aires.

“Todos los jóvenes que participan de las actividades del Culebrón son parte de un tipo de pibes que siempre está en el límite entre lo legal y lo ilegal en la vida diaria y en su vida nocturna, y en ese sentido creo que lo que encuentran acá es un espacio donde pueden ser ellos mismos y desarrollar proyectos e iniciativas propias, sin temor a que su visión de las cosas sea intervenida o reprimida. Eso es lo mejor que les damos”, dice Balán.

Aparte de los talleres, ofrecen colonia de vacaciones para el verano.
Aparte de los talleres, ofrecen colonia de vacaciones para el verano.

(Multi)medios para un fin

Más de 150 jóvenes participan anualmente en sus casi veinte talleres de teatro, escenografía y plásticas en las artes escénicas, producción visual y musical, y murga. “De todas las cosas que hacemos, la escuela es una de las más apreciadas porque incluso en verano realizamos la única colonia de vacaciones que hay en el barrio”, cuenta el referente.

Pero quizá por lo que son más conocidos es por haber logrado crear el Plurimedio La Posta Regional, una red de comunicación comunitaria que integra radio –FM La Posta 92.5-, televisión –Canal 3 La Posta TV- y medios gráficos –La Posta Regional-.

“El Culebrón es un espacio social y comunitario porque, en este caso, por ejemplo, no es que los periodistas son dueños de la radio, sino que la radio es del barrio y lo más importante es la participación de los vecinos. Y todo eso es una decisión que tiene que ver con la justicia, que para nosotros es democracia”, explica Balán.

Como productora cultural y comunitaria, el último eje son las obras. Desde piezas de teatro y documentales hasta cuadernos de formación, la propuesta consiste en abrir espacios para reflexionar sobre las problemáticas de ese conurbano.

Demás, desde cada uno de esos frentes potencian redes de participación vecinal. Solo en el consejo editorial del Plurimedio participan 35 organizaciones zonales. “Todo lo que vaya en contra de democratizar, es injusto y por eso es una preocupación principal”.