Un cuerpo de abogados para ayudar a quienes sufren delitos

Es parte de las reformas que propuso el Estado bonaerense a través del Plan de Asistencia Integral a la Víctima de Delito. La idea es que funcione en todos los departamentos judiciales de la provincia de Buenos Aires de manera gratuita.

El acompañamiento y la asistencia a las víctimas de delitos es el objetivo del Plan de Asistencia Integral a la Víctima de Delito del gobierno bonaerense. La subsecretaría de Acceso a la Justicia, a cargo de Ignacio Hagelstrom, propone dar respuesta al reclamo de la sociedad el día después de la concreción de un delito.

“El plan promueve que la víctima tenga voz en todas las partes del proceso penal, que sea escuchada y asistida en los momentos previos al devenir de una decisión judicial”, destacó el funcionario, que agregó: “La víctima debe tener un rol preponderante”.

El Cuerpo de Abogados de las Víctimas se plantea en el marco de las reformas del Código Procesal Penal, de la Ley de Ejecución Penal y de la Ley Orgánica del Ministerio Público, será gratuito. Se destacan tres ejes centrales: la asistencia a las víctimas indirectas de femicidios, la defensa del interés de las mismas para que no sean sólo sujeto de prueba y la coordinación de organismos públicos a través de un consejo interinstitucional para hacer foco en la atención a los barrios desprotegidos.

El proyecto crea la figura de un abogado público que ejerza la defensa de la víctima por fuera de la tarea del fiscal del turno. Desempeñaría su gestión dentro de la Procuración de la Provincia y en coordinación con los Centros de Atención a las Víctimas y Acceso a Justicia. En el marco de un trabajo territorial descentralizado, la idea es que funcione uno por cada departamento judicial bonaerense. Ya hay 13 centros en funcionamiento en Bahía Blanca, La Plata, San Martín, Morón y San Fernando, entre otros, y los próximos a inaugurarse serán en Quilmes, Pilar y Pergamino.

La asistencia y contención a la víctima se llevaría a cabo para “proteger a su vínculo familiar, reducir las secuelas del daño producido, garantizar sus derechos y evitar los procesos de revictimización”.

En el estricto proceso penal, la víctima tendría la posibilidad de brindar su testimonio en los momentos previos a la toma de decisiones por parte del magistrado actuante. En efecto, explicó el funcionario bonaerense, “durante la investigación, previo a una sentencia, o cuando se lleve a cabo la ejecución de la pena; el proyecto plantea la intervención de la víctima a través de su participación en el debate oral, con aportes clave a la investigación, al supervisar las reglas de conducta del imputado, o para controlar el cómputo de la pena”. Estas situaciones expresadas en tres proyectos de ley en debate en la Legislatura provincial son para “que el juez pueda completar el panorama con las palabras de la defensa de los imputados, del fiscal y también el de la víctima con un rol netamente preponderante en el proceso penal”.

La asistencia y contención a la víctima se llevaría a cabo, según Hagelstrom, para “proteger a su vínculo familiar, reducir las secuelas del daño producido, garantizar sus derechos y evitar los procesos de revictimización”. Y tiene tres enfoques: la asistencia psicológica, jurídica y de apoyo social en sus necesidades más urgentes.

Femicidios: la protección a los menores

Las últimas estadísticas marcan que entre el 30 y el 40% de los femicidios ocurren en la provincia de Buenos Aires. En ese marco, las reformas penales se focalizan en la asistencia a los hijos menores de edad que perdieron a su madre en diferentes casos de violencia de género.

El Ministerio de Justicia bonaerense, a cargo de Gustavo Ferrari, y el organismo provincial de Niñez, Adolescencia y Familia, llevarán a cabo un programa de atención integral a los niños poniendo el foco en sus necesidades básicas. Se les otorgarían becas de estudios, cobertura de salud de IOMA, subsidios habitacionales, un acompañamiento social y el patrocinio jurídico gratuito a través del vigente Abogado del Niño.