Gabriela Dodero, fundadora de la Sachetera

“Cuando hay ideas y ganas, el camino se va haciendo”

sachetera

Una experiencia radical, como confeccionar con sachets de leche, dio como resultado una acción solidaria: La sachetera, una fábrica de abrigo para personas en situación de calle. Contra el frío, con amor.

Hace cuatro años, a Gabriela Dodero le regalaron un bolso confeccionado con sachets. Lo usaba para todo: sus libros, su computadora. Un día mientras estaba de campamento, se largó a llover y notó que el bolso protegía todo perfectamente. Para Gabriela fue como un disparador. Un sachet que uno desperdicia podía ser útil y convertirse en una bolsa de dormir, en una frazada, un aislante. Juntó todo ese impulso y creó La Sachetera. “El trabajo voluntario tiene amor hacia al otro y a uno mismo”, dice.

-¿Cómo es el trabajo que hacen desde La Sachetera?

-Hacemos encuentros mensuales de voluntarios -todos somos voluntarios- durante los que se confeccionan productos impermeables a partir de sachets. Hacemos bolsas de dormir y aislantes poder apoyar colchones y cosas secas durante las inundaciones, que se donan a personas en situación de calle, a través de fundaciones, grupos, parroquias que hacen recorridas y asisten a personas. Por otro lado, también hacemos ponchos para la lluvia dirigidos a escuelas rurales, este año en Iruya, Salta.Sacheteria

-¿Cómo fue la puesta en marcha?

-Empecé juntando los sachets y buscando amigos que me ayudaran. Lo publiqué en Facebook, abrí una página, le puse un nombre al proyecto. Como yo no estaba en ninguna organización, abrí la puerta de mi casa. En el primer encuentro fuimos tres, después siete y llegamos a ser cincuenta en casa. Fue maravilloso. Lo volvería a hacer con mucha alegría. Ahora tenemos un lugar que nos prestan porque mi casa queda chica.

-¿En lo personal cómo lo viviste?

-Nunca había sido voluntaria. No me sentía preparada. Pero un día voy al colegio a buscar a mis hijos y me enteré que en una recorrida que se había hecho la noche anterior por mi zona, habían encontrado a una persona en muy mal estado. Entonces empecé. Hice la primera recolección en los colegios de mis hijos y cuando llegó el primer sachet pensé: “Hay alguien que cree que esto es posible”. Juntamos cerca de setenta. Cuando volví a casa fue como un antes y un después. Se abrió una puerta nueva en mi vida.

-¿Cuál es tu mirada sobre la solidaridad?

-La sociedad está cambiando. Hace un par de años atrás, la mirada en relación a las personas en situación de calle era la negación. Siempre hubo gente que salía a la calle para asistir a otras, pero había muchas otras que no se detenían. Yo fui parte de eso también. Los medios ayudaron muchísimo al mostrar lo que está pasando, al contar que se puede ayudar. Hay personas que merecen ser escuchadas y que tienen la posibilidad de salir de esa situación.

-¿Qué le aconsejarías a alguien que quiere iniciar un proyecto solidario como hiciste vos?

sachetra3
“En nuestro camino, ser justo es fortalecer a los más débiles”

-Ya sabía coser y el saber hacer algo me dio la posibilidad de proyectarlo, soñarlo, verlo, pero si no, hubiera aprendido enseguida porque eran tantas las ganas que no había barreras. Lo más importante es tu tiempo de voluntario y tus ganas. Creo que cuando uno tiene una idea, las ganas y está la necesidad, el camino se va haciendo. Los primeros dos años yo me quedaba hasta muy tarde contestando correos, organizando, y me levantaba muy temprano. Después se fueron sumando voluntarios. Ser voluntario es maravilloso, nos muestra un lado fantástico de nuestra sociedad.

-Un momento que te haya marcado en ese camino.

-Hay un momento que no me voy a olvidar más. En La Sachetera solo hacemos la confección y la entrega, no salimos a hacer las recorridas, pero me había enterado de una persona que estaba sola viviendo en una obra en construcción y decidí ir a buscarla con mis hijos una noche. Cuando finalmente lo encontramos, le explicamos quiénes éramos y mi hija le ofreció una bolsa de dormir y una frazada. El hombre se agachó, los miró y dijo: “Yo estoy juntando sachets y los llevo al jardincito que está acá cerca. ¿Ustedes son los que hacen esto?”. Nos terminamos abrazando. Yo había ido a ayudarlo, pero en realidad él ya me estaba ayudando a mí.

sachetra 2-¿Qué es para vos ser justo?

-En nuestro camino, ser justo es fortalecer a los más débiles. Por ejemplo, sabemos que hay muchas gente que hace recorridas en la centro, entonces las personas que están en situación de calle reciben mucha ayuda. Pero los grupos que están en las periferias son realmente invisibles. Nosotros tratamos de fortalecer los grupos que están en esas zonas. En esta necesidad tan grande y dolorosa tratamos de ser justos con el que menos tiene. Queremos que todas las personas tengan la posibilidad de elegir, eso hace que el mundo sea más justo.

 

Dato Útil:

La Sachetera está recolectando botas de lluvia para acompañar los ponchos que envían hacia el interior del país. Para comunicarse:

Clickeé Aquí