Gabriela Wajnerman y Ariel Kosacoff, de Sindiferencia

“Nada es más valioso que la intención de ayudar”

Sindiferencia es una aplicación móvil que conecta personas que quieren ayudar con familias en situación de calle de todo el país. El sistema permite marcar en un mapa su localización y condición integral para que la ayuda sea específica.

Las nuevas tecnologías aceleran los modos de la comunicación interpersonal y pueden, a menudo, cumplir también funciones de ayuda social, acortando la distancia entre una necesidad y asistencia solidaria: bajo esa premisa, Ariel Kosacoff y Gabriela Wajnerman aplicaron sus conocimientos en tecnología y desarrollaron la aplicación Sindiferencia, a través de la cual es posible geolocalizar a gente que vive en la calle y compartir esa información para que puedan ser asistidos por vecinos o transeúntes ocasionales.

Sindiferencia puede descargarse de manera gratuita en las tiendas más conocidas de apps para celulares. La funcionalidad de la aplicación consiste en una pantalla que muestra el mapa de las calles por las que va transitando el usuario. Para identificar a las personas que se encuentran en situación de calle existen seis íconos, que generan un círculo en distintos colores que representan a categorías como hombre, mujer, anciano/a, niños y grupos familiares.

Sobre cada círculo, al clickearlo, es posible señalar tres opciones: “Yo ayudé”, “Yo lo vi” y “No está”. Entre las alternativas sobre qué necesidades tiene la persona se encuentran “Comida”, “Abrigo” e “Higiene personal”, y una cuarta opción es “Comida para mascota”, en el caso de animales callejeros. La cartografía sitúa a quien necesita ayuda y lo comparte con el resto de usuarios

“Esta idea surgió de querer hacer algo más que una ayuda específica de alimentos o ropa, y por eso nos juntamos con Ariel y, en nuestros ratos libres, desarrollamos la aplicación en poco menos de dos meses”, explica Wajnerman. Kosacoff es programador desde hace una década, mientras que Gabriela se especializa en Experiencia de Usuario (UX -User Experience) y Consultoría. Ambos son licenciados en administración.

“Esta idea surgió de querer hacer algo más que una ayuda específica de alimentos o ropa, y por eso nos juntamos con Ariel y, en nuestros ratos libres, desarrollamos la aplicación en poco menos de dos meses”

La aplicación se perfila como innovadora. Explica su cocreadora: “Encontramos, en distintas partes del mundo, aplicaciones que tenían la misma intención que la nuestra, pero ninguna focalizaba en las necesidades de las personas sino simplemente en poder identificarlas. Nosotros quisimos dar una vuelta de tuerca y poner el énfasis en qué necesita cada uno de los que viven en la calle”.

En el escaso mes y medio transcurrido desde su lanzamiento, Sindiferencia ha servido para localizar a más de 900 personas que viven y pernoctan en las calles, de las cuales el 50 por ciento ya ha recibido algún tipo de asistencia. Alrededor de 2 mil usuarios descargó la aplicación en sus smartphones, y han puesto en práctica la solidaridad como una vía de afrontar situaciones sociales de compleja resolución.

Esta aplicación funciona como un mapeo solidario, y entre sus opciones incluye un espacio para agregar información adicional que permita conocer mejor la situación en la que se encuentra la persona, como por ejemplo, indicaciones del tipo “está allí cada mañana”.

Captura de pantalla 2016-11-29 a las 10.21.42 p.m_

Asimismo, los desarrolladores establecieron recientemente vínculos con fundaciones –entre ellas la Fundación Sí- que realizan asistencia en las calles, para confirmar que las opciones que ofrece la aplicación son verdaderamente efectivas en relación a las necesidades que aparecen en las recorridas por la ciudad. “De hecho, nos recomendaron agregar una opción que permita definir si la persona está fija en un sitio o si suele desplazarse”, puntualiza. A partir de ese señalamiento, en el transcurso de la próxima semana se podrá bajar una nueva actualización.

La idea tiene eco incluso fuera del círculo geek: “Juan Carr nos contactó para decirnos lo feliz que estaba de que pudiésemos aplicar la tecnología a un fin solidario. Lo que hicimos es totalmente complementario al trabajo que ellos hacen off line, y que nosotros llevamos al plano on line para volverlo más operativo”

La proyección de la app trascendió las fronteras nacionales: sus creadores han sido contactados por argentinos que viven en el exterior, y que quieren replicar la experiencia en países como Inglaterra y Estados Unidos. Por eso, se está versionando Sindiferencia en inglés, portugués y griego, mediante la colaboración de traductores voluntarios.

Nueva imagen
Opiniones de sus usuarios

En simultáneo, la dupla de programadores está también trabajando en otras mejoras, como el tema del ‘on boarding’: esto implica ofrecer un aspecto más diferenciado sobre lo que el usuario va a hacer con la aplicación. “Quizás no todo el mundo está familiarizado con moverse en un mapa. En la nueva versión, incluiremos breves mensajes de texto que definirán si vas a incluir a una persona, o si vas a ofrecer algo para alguien que ya fue identificado por otro”, agrega Wajnerman.

“No tenemos una respuesta definitiva para un problema como el de los homeless, pero sí creemos que nada es más valioso que la intención de ayudar”, concluye Gabriela, que entendió que con apenas un par de clicks se puede hacer mucho por el prójimo.