Una ONG elaboró un sistema de becas y otras estrategias para que niños chaqueños concluyan sus estudios. “Quien accede a este derecho fundamental tiene la oportunidad de proyectarse, tomar decisiones con mayor libertad y definir su futuro”, aseguran.

La educación como camino ineludible para el progreso personal y la construcción de un futuro colectivo más equitativo fue una de las certezas que Tomás Montemerlo hizo propia de manera temprana y que, de hecho, lo impulsó a movilizarse para darle una oportunidad de continuar con su educación formal a muchos chicos de la ciudad de Tres Isletas, en la provincia de Chaco.

voy con vos4La acción solidaria, de la que Tomás es la cara visible pero que involucra el compromiso de numerosas personas, está focalizada en mejorar la educación en los parajes rurales: para ello, en 2007, ese grupo creó la asociación civil Voy con Vos, que genera programas que promueven la educación integral de niños y jóvenes que tienen la posibilidad de cursar el secundario mediante un sistema de becas. También, desarrollan programas de salud y consultorios nutricionales mensuales para familiares de los alumnos.

Licenciado en Administración por la Universidad de Buenos Aires, Montemerlo visitó la zona chaqueña por primera vez a los 17 años, misionando junto a sus compañeros del colegio Champagnat, y se interiorizó sobre las escuelas de las comunidades Lote 20 y Lote 42.

De aquella primera incursión, en la que tomó contacto directo sus necesidades económicas y sociales, surgió su deseo de ayudar. En los años siguientes visitó los parajes de Tres Isletas dos veces por año, pero en 2015 comprendió que esa periodicidad era insuficiente. Por eso, se instaló en los territorios rurales del Chaco. Actualmente, visita diariamente las escuelas en los autos de los profesores, coordinando los diferentes programas de Voy con Vos.

“Tenemos un sistema de becas para que aquellos chicos que concluyen la primaria y no tienen un secundario cerca, puedan trasladarse a Tres Isletas y estudiar allí la secundaria en el colegio técnico; y por otra parte desarrollamos el programa Haciendo Escuela, que trabaja con las escuelas rurales”, explicó Federico Azpiroz, director ejecutivo de la fundación

“Con este programa seguimos todo el proceso educativo de los alumnos, desde el jardín de infantes hasta la secundaria”. La iniciativa contempla proveer materiales pedagógicos y capacitaciones docentes, así como acercar la comunidad a la escuela “para que sean ellos los principales generadores del cambio”.

La iniciativa recibió el premio Abanderados en 2015: previo a su llegada a esa zona chaqueña solamente el 10 por ciento de los chicos tenía la posibilidad de cursar el secundario, hoy la cifra asciende al 90 por ciento. Para Azpiroz, esto es posible por la alianza del compromiso de padres, chicos y voluntarios que apuestan por la educación.

Considera que la fundación aporta al quiebre de cíclicas situaciones de marginalidad social y permite que chicos que al entrar a la adolescencia sólo tenían por horizonte trabajar para ayudar a la economía familiar, ahora puedan seguir sus estudios y darle forma a su futuro, con autonomía y con la expectativa de lograr un trabajo dentro de la economía formal.

Números que (con)mueven

voy con vos3Los chicos son ayudados económicamente a través del padrinazgo que la Fundación promueve mediante aportes de particulares. Los estudiantes son habitantes de la zona y se trasladan a Tres Isletas, donde hay una residencia en la que se alojan y reciben comida, útiles, uniformes y cuentan con la ayuda de dos tutores que los guían en su trayectoria. Monteverde visita cada una de las siete escuelas de la región una vez por semana para trabajar a la par de los docentes y optimizar los distintos proyectos que impulsa la fundación.

Hay en funcionamiento, junto con la ayuda a los alumnos, un taller de oficios que busca lograr la autogestión de las escuelas. Uno de los mayores logros de la ONG ha sido la apertura en 2011 de la escuela secundaria rural en el paraje Pampa Sena En 2015 egresó la primera camada de alumnos y en la actualidad estudian allí 80 chicos.

“La opción más cercana que tenían para seguir estudiando estaba a 35 kilómetros, por eso con la directora Noemí hicimos un relevamiento para ver cuántos chicos querían hacer el secundario, y logramos que se abriera el cargo docente”, explica Azpiroz. Por eso, tomaron la decisión y construyeron las aulas necesarias para albergar a los alumnos. Ahora, hay bibliotecas, equipamiento y funciona una radio escolar.

La ong cuenta con 25 voluntarios, de los cuales seis residen en Chaco y se dedican exclusivamente a impulsar los distintos programas: “Para 2017 tenemos 55 becados, y ya son más de 200 chicos los que accedieron a la formación secundaria en esta década que venimos trabajando”, revela Azpiroz

El próximo desafío es expandirse hacia otras zonas del interior de Chaco y consolidarse como un referente educativo en el ámbito rural.

“En Voy con Vos creemos que la educación es un factor esencial para lograr la igualdad de oportunidades, y generar un vínculo con quienes no tenían acceso a ella nos movió a trabajar todos los días para cambiar esa realidad”, puntualiza Azpiroz. “Quien accede a este derecho fundamental tiene la oportunidad de proyectarse, tomar decisiones con mayor libertad y definir su futuro. Creemos, también, en la educación como herramienta para formar ciudadanos activos, con plena consciencia de sus derechos, y de sus obligaciones.”

Fotos: Voy con vos
voy con vos 2