Una cooperativa papelera dona un cuaderno por cada uno que les compran. La iniciativa busca fomentar el desarrollo de chicos vulnerables en edad escolar, combinando su trabajo con su militancia ambientalista.

Todo comenzó con una joven colombiana de origen humilde que se graduó en Argentina de licenciada en Publicidad: María Elena Cruz, socia fundadora de Movimiento DARTE (MD), y quien empezó con la tarea de brindar a los niños una herramienta básica para su educación: un cuaderno.

Ella pagaba sus estudios trabajando en una fotocopiadora y le parecía innecesario el desperdicio de papeles y decidió mezclar su compromiso solidario con el cuidado medioambiental.

Patrick Haar
Foto: Patrick Haar
Uno de los chicos beneficiado, con su ecocuaderno.

Los primeros cuadernos hechos con sus manos fueron con pilones de hojas reutilizadas y enganchados con clips. Artesanalmente. Y, como no era muy hábil para el dibujo, les pidió a sus compañeros de clase que ilustraran las tapas. Así, en 2011, donó los primeros veinte cuadernos y nació un proyecto que cinco años después lleva donados más de 27 mil ejemplares en todo el país a chicos de escuelas de bajos recursos.

En 2015, Sergio Novikov, actual director ejecutivo de DARTE, se entusiasmó con la iniciativa y decidieron aportar estructura y recursos para hacer crecer la herramienta generando trabajo digno y cuidando el medio ambiente a través de la solidaridad.

El significado de la iniciativa es una combinación de los conceptos de “dar” educación y arte. “La idea es generar una movida para que la gente esté en constante desarrollo y movimiento. Y así seguir sumando más gente alrededor del emprendimiento social”, definió Sergio a su trabajo diario en la cooperativa ‘La Juanita’ en la localidad bonaerense de Laferrere, donde confeccionan los libros.

La modalidad solidaria es 1 a 1: cuando alguien compra un cuaderno, se dona otro igual a chicos de jardín de infantes y de nivel primario de escuelas de bajos recursos. Trabajan con cartón reciclado al 100 por ciento. Compran las planchas para confeccionar los distintos formatos de cuadernos y las hojas para luego mandar a la imprenta.

Hace menos de un año, tenían un formato. Hoy, ampliaron la gama de productos a 16: por ejemplo: el cuaderno A4 (universitario), el A5 (para escuela o empresarial), o el A6 (libreta de bolsillo). De tapa blanda, de 50 páginas lisas y elástico.

En ‘La Juanita’, DARTE empezó con algunas funciones del armado de los cuadernos para hoy en día realizar la producción completa. “Propusimos sumarles el taller de armado de cuadernos. Es un trabajo artesanal brindándoles trabajo a personas adultas. Empezamos poniendo elásticos a los cuadernos con cinco personas. Luego agregamos la tarea de perforación hasta que hoy en día se produce el 100 por ciento del armado de cuadernos. Menos la impresión”, explicó Sergio.

Empezaron con una máquina pero hoy trabajan diez personas con doce máquinas. Ya hay casi cuarenta empresas que realizan su pedido, con lo cual la misma cantidad que compran, tiene su correlato en una donación para niños en edad escolar.

En la cooperativa, hoy trabajan con diferentes aparatos para la colocación de elásticos, para guillotinar tapas y hojas para darle formato de cuaderno, con una perforadora para el lomo, hasta con una engrampadora y máquinas de anillado.

La institución lleva donados en poco tiempo 27.448 cuadernos en Argentina y esperan ampliar su solidaridad a Latinoamérica. El modo de donación no fue resuelto al azar sino que hicieron hincapié en ONGs que ya trabajen con la educación.

Por este motivo, se relacionaron con Fundación Ruta 40 o Fe y Alegría, entre otras, de modo de “realizar una política continua. La estrategia no es ‘toco y me voy’ sino volver a cada año y seguir entregando cuadernos a quienes los necesitan”, explicó Novikov, licenciado en Administración de Empresas con diez años de trabajo en el exterior.

Eligieron las organizaciones sociales por la “confianza” en que “saben” el destino de las donaciones, con la “transparencia” como clave. Un claro ejemplo es el código de seguimiento que se le asigna a cada donante para que vean el destino de su aporte.

Arte de tapa

En sus “tapas mágicas” -como las llama Sergio-, la producción artesanal, la solidaridad y el trabajo digno se amalgaman con el arte. Al principio, María Elena las dibujaba con sus propias manos, pero el progreso a escala del proyecto trajo de la mano la colaboración de diversos artistas, como la diseñadora Alexa Forero o la artísta plástica Natalia Molinero que “cedieron sus derechos en beneficio de un emprendimiento social”.

Mismo caso ocurrió con las tapas licenciadas, una segunda etapa del arte ilustrativo. Hay cuadernos con la imagen del capitán del seleccionado argentino de rugby (Los Pumas), Agustín Creevy, o la ‘Leona’ (jugadora del seleccionado de hockey femenino) Rosario Luchetti, que “ceden su imagen en beneficio de los jóvenes”, mientras que el ‘Gaturro’ de Nik se sumó y hoy casi tienen casi cerrado un acuerdo con el club Boca Juniors.

Sumado a la entrega de las donaciones que hace el pequeño equipo de MD, realizan talleres de armado de cuadernos y de reciclado para “crear el vínculo con los chicos donde se involucran los principios de solidaridad y educación”.

Ya realizaron 108 seminarios de tres horas en los cuales les enseñaron a los niños el concepto de las tres “R”: reducir, reciclar y reutilizar como base para “detectar problemas cotidianos” y “buscar soluciones creativas”.

Como cierre, el actual director del movimiento explicó el sentido y la génesis del proyecto que espera que sea mundial y beneficie a millones de chicos: “Es un circulo virtuoso. Es una sinergia entre una cooperativa que hace el trabajo, ongs que hacen un trabajo social espectacular, artistas que regalan derecho de autor, y deportistas que ceden su imagen. Es un cóctel de valores porque mucha gente se suma y potencian el movimiento. Movimiento DARTE potencia las acciones de las personas y junta las partes”, sintetizó Sergio. Y van por más, este año esperan llegar a donar 39.500 cuadernos, que es la población escolar de Tierra del Fuego.