La implementación del sistema se hará gradualmente, por disposición del Tribunal Superior de Justicia de esa provincia. Aseguran que ayuda a reducir los traslados y mantiene el contacto en tiempo real entre defensores y defendidos.

El Tribunal Superior de Justicia de Córdoba dispuso que se implemente la infraestructura necesaria para que progresivamente distintas sedes judiciales cuenten con el sistema de videollamada.

Esto surge a partir del pedido de una funcionaria judicial y debido a los buenos resultados de la videoconferencia como modo de conexión entre los asesores letrados y sus representados.

El alto tribunal dispuso esa medida en la resolución 1451 Serie A, a partir del pedido de la defensora María Natalia Salomon, de la Sede Judicial de la ciudad de Deán Funes. Así, determinó que se lleve adelante la implementación de los programas y hardware necesarios a fin de contar con el sistema de comunicación.

En los considerandos, el Supremo Tribunal cordobés resalta la “enorme importancia” que han adquirido los distintos canales alternativos de comunicación existentes y utilizados en la actualidad por parte de la Oficina de Coordinación de la Secretaría Penal del Tribunal Superior de Justicia.

Desde la perspectiva de los magistrados, esta modalidad les permite a los distintos funcionarios del área mantener un contacto fluido con las personas que están detenidas. Los datos lo apoyan: entre febrero y agosto de 2017 se llevaron a cabo 899 videoconferencias y 1078 videollamadas, entre defensorías, fiscalías y juzgados con los establecimientos penitenciaros cordobeses.

Se trata de una cifra considerablemente superior a la registrada un año antes, en el que hubo 792 videoconferencias y 124 videollamadas, según los datos que maneja el Poder Judicial de Córdoba. Los abogados informan en tiempo real a sus defendidos, al tiempo que su uso redunda en una reducción considerable de la cantidad de traslados diarios hasta los tribunales.

Los pedidos de este tipo de vía de comunicación se vehiculizarán ante la Secretaría General del Tribunal Superior de Córdoba, y su ejecución será gradual y paulatina.