Ángel Rossi, creador de la Fundación Manos Abiertas

“Hay necesidades que no pueden esperar un mañana”

Hospederías de atención a hombres en situación de calle, Casa de la bondad para enfermos terminales, hogares de niños que esperan adopción y visitas a presos y a personas que están solas son algunas de las tareas.