El desafío de reconstruir el tejido social y convivir en paz

La Dirección Nacional de Mediación realizó la conferencia “Convivencia sin violencia: el desafío de reconstruir el tejido social” a cargo de su directora, Raquel Munt, y el filósofo y teólogo Leonel Narváez Gómez.

Con la exposición de Leonel Narváez Gómez, filósofo, sociólogo y especialista en resolución de situaciones conflictivas, la idea del encuentro fue remarcar la importancia de “reconstruir el tejido social” con estas herramientas y no centrarse solo en atravesar las diferencias circunstanciales de las partes.

Perdón, diálogo, participación, memoria: según Conferencia-LeonelNarvaezGomez_03Leonel Narváez Gómez, estos son algunos de los ejes que permiten llegar a un cambio social, necesario para poder avanzar hacia una “cultura de la convivencia”. Así lo señaló frente a un auditorio lleno en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

El expositor precisó que la mediación es una herramienta muy importante para avanzar en este sentido, y señaló a su vez que en los conflictos que enfrentan los operadores de este instrumento hay cuestiones que subyacen, es decir, van “por debajo” del problema.

“En la mesa se ponen los problemas, pero se desconocen las necesidades más íntimas. Son fuerzas que se manifiestan por debajo de la mesa”, refirió Narváez Gómez, quien se especializa como mediador en grandes conflictos alrededor de todo el mundo. En este caso puntual, el sociólogo y filósofo recordó su experiencia en el conflicto entre el Estado colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Conferencia-LeonelNarvaezGomez_02En este sentido, agregó que al mediar para resolver el problema que enfrenta al Gobierno de Colombia con el grupo guerrillero, surgían muchas emociones o puntos de vista en sus participantes que iban más allá del caso que los ponía cara a cara.

El conflicto de fondo, aseguró el sociólogo y filósofo, se resuelve cuando se logran superar tres escollos fundamentales: la rabia, los rencores y las retaliaciones (ánimo de revancha). Según indicó el conferencista que también trabajó en países como México, Cuba y Venezuela, son tres factores que impiden la resolución de los problemas.

La directora del área, Raquel Munt, agregó, y de forma previa a la intervención de Narváez Gómez, que el tiempo que lleva la aplicación de la mediación en nuestro país, unos 20 años, representa una primera etapa. Por eso, el trabajo que se lleve a cabo en adelante es un “desafío”, y la tarea “aumenta de cara a enfrentar los conflictos que se presentan con profesionalismo y seriedad”.

Por su parte, María Fernanda Rodríguez, la Conferencia-LeonelNarvaezGomez_06subsecretaria de Acceso a la Justicia, en el marco del debate sobre los problemas que se afrontan en términos sociales y culturales, afirmó que “a pesar del patrocinio letrado gratuito siguen existiendo dificultades durante el proceso de judicialización”.

Sin embargo, remarcó que el horizonte es positivo, sobre todo en el marco de la mediación y sus operadores: “Todas las personas que usaron esta herramienta me dicen que están ‘enamoradas’ del método. Creo que hay un ‘enamoramiento’, una pasión por los métodos alternativos de resolución de conflictos de forma pacífica”.