Fenómenos transformadores: experiencias de arte en territorio

Granos de soja de un campo fumigado con glifosato y un inhalador hallado entre residuos frente a él; dos balas de una 9mm; un fémur de vaca; una ojota que salió a la superficie tras las recientes  inundaciones; un aerosol oxidado.

Estos objetos fueron elegidos por los vecinos de Mariano Acosta, Merlo para representar su barrio. Todo expuesto junto a un enorme mapa que muestra donde viven, vestidos hechos con redes de plástico y dibujos en los cuales los más chicos representaron “la monstruosidad del barrio”. La cita es en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti donde, además de estos pequeños y grandes artistas del proyecto La Estrella, exponen otras agrupaciones -en general de sectores de bajos recursos- en el marco de la muestra Arte y Territorio.

“La idea es mostrar que a través del arte se puede lograr una transformación social”, explica Paula Domenech, parte del equipo de trabajo de Artes Visuales del Centro Cultural que funciona dentro del predio de la exESMA.

Por su ubicación en lo que fue un centro clandestino de detención durante la última dictadura, se podría pensar que en el Haroldo Conti sólo se expone sobre esa temática. Sin embargo, explica el director del Departamento de Programación, Matías Cerezo, “Cuando vemos estas obras y lo que generan, uno encuentra el lazo con la historia de lucha por los Derechos Humanos. Eso es lo que hacemos acá: vinculamos pasado, presente y futuro”.

El día de la inauguración de esta muestra Arte y Territorio, cuentan Matías y Paula, se dio un encuentro entre los participantes de los proyectos que los hizo crecer, intercambiar ideas, deseos y necesidades considerando la problemática de cada uno. “Había una energía increíble. Una necesidad de expresar y transmitir. Como si se estuviera construyendo resistencia”.

Los proyectos

Además de la muestra de objetos y arte de los vecinos de Mariano Acosta, montado en una esquina de la sala 4 se ve un conjunto de mantas acomodadas que forman el Pabellón Frazada. Una idea  que nació en la unidad penitenciaria 48 de León Suárez, donde reclutas participan de talleres de arte que organiza la Universidad Nacional de San Martín.

En el centro del salón del primer piso hay una instalación de living comedor creada por los participantes de la asociación Zona Imaginaria de San Fernando, a partir de entrevistas a vecinos del barrio sobre cómo eran sus casas antiguamente. Y, justo al lado, se encuentra la Biblioteca Caminante, proyecto de la escuela Carlos Mugica de la villa 31. Construida con pupitres soldados, docentes y alumnos consiguieron finalmente una biblioteca que, además, circula por todas las aulas. Acompaña a los libros un enorme y colorido mapa del barrio pintado por los chicos donde se ve la escuela, las canchas de fútbol, las casas y el río.

La muestra sigue en el otro extremo de la sala con la exposición de arte de Proyecto Enroque, taller donde convergen artistas visuales con jóvenes que se recuperan de adicciones de la villa 1-11-14. “Todos los participantes vinieron a la inauguración y uno de ellos dijo, mientras miraba su obra orgulloso, que ésto lo había ayudado a encontrar al artista que tenía adentro. Ahí ves la transformación social concretizada”, cuenta Paula Domenech.

Por último, Instantáneas del barrio Mitre. Son fotos y recetas de cocina resultado de un taller artístico para chicos y jóvenes que organiza el Conti en Saavedra. “Primero -dice Matías- trabajamos con temas de derechos y después en cómo pensar y armar las fotos. La idea es continuar el año que viene y hacer un libro de cocina con fotos”.

La muestra, que se extiende hasta febrero próximo,  está pensada para ser habitada. Y es en ese sentido que los organizadores invitan a pasar por el Conti el sábado 26 de noviembre a la jornada de arte y transformación social para recorrer las exposiciones y participar de actividades interdisciplinarias: un show de hip-hop, la proyección de películas filmadas en la cárcel de León Suárez y la villa 31,  espectáculo de circo y acrobacia y la feria de editoriales independientes. Todos invitados.