Programa Acercar: ¿Qué es un mediador barrial?

El programa Acercar, del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, capacita ciudadanos que se constituyen como referentes locales para el abordaje de conflictos cotidianos en una comunidad. Su meta es ayudar a que, desde el diálogo, surja una solución sin intervención de un tribunal.



El programa Acercar, del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, capacita ciudadanos que se constituyen como referentes locales para el abordaje de conflictos cotidianos en una comunidad. Su meta es ayudar a que, desde el diálogo, surja una solución sin intervención de un tribunal.

Los operadores sociales, referentes barriales o líderes positivos son uno de los nexos del Estado con la comunidad en materia de mediación. La Dirección Nacional de Mediación, conducida por Raquel Munt, trabaja en la capacitación y en la formación de ciudadanos que se erijan como referentes sociales de su barrio.

Por ello se gestó el programa Acercar: para brindar herramientas a los referentes barriales para el primer abordaje del conflicto, que en muchos casos, evita que se llegue a los estrados. Fortalecer la convivencia vecinal y promover la cultura del diálogo contribuye a no judicializar los conflictos y reducir los tiempos para el arribo de una solución.

En organizaciones comunitarias, comedores, escuela o iglesias se pueden encontrar gestores capaces de intervenir en su comunidad. Se buscan personas con compromiso social y con un interés real en trabajar para ella.

La convocatoria puede ser realizada por los municipios, organismos o gobiernos provinciales y cada “referente” es capacitado por los equipos técnicos de mediación comunitaria de esa Dirección, que depende del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

Ver desde otro ángulo

acercar_02Acercar es un programa diseñado para “ayudar a que la gente piense el conflicto desde otro ángulo”, tal como lo definió la mediadora e integrante del equipo de docentes capacitadores, Miriam Markus. “El objetivo que el otro se sienta escuchado”, completó.

Una de las características de esa formación es poner el foco en la “comunicación” porque es muy habitual observar que en los conflictos hay un porcentaje “muy alto de malos entendidos”. Esto quiere decir que hay una alta atribución de significados e intenciones en la interpretación de lo que cada contraparte dice.

Desde el área de Capacitación en mediación se trabaja para que los referentes, primero, “diferencien la realidad de la percepción de la realidad” en un problema. Después, en que es fundamental el diálogo y la comunicación para un abordaje más eficaz y constructivo. “Escuchar y tener una comunicación clara es fundamental. Una de las técnicas más utilizada es el parafraseo, que consiste en limpiar la carga negativa en el relato del conflicto”, graficó Miriam.

Los capacitadores ayudan a los referentes a poder definir cuál es la problemática que enfrenta cada vecino. Por eso trabajan sobre el “sentido” del mensaje que transmite cada parte, sacarlos del “circuito negativo” que se conforma con el cruce de acusaciones antes que ensayar intervenciones que permitan llegar a una solución.

Finalmente sí se busca una tercera opción o alternativa que englobe parte de los dos relatos en pugna. Y si no se puede resolver, recién allí se institucionaliza.

Cada mediador barrial realiza una “primera contención, para que puedan recepcionar el conflicto y, si es necesario, derivarlo a un centro de mediación”, explicó la experta capacitadora.

En tanto, los profesores también trabajan en dejar atrás el conflicto y pensar hacia adelante. Así como manejar la influencia de los prejuicios y las emociones puestas en el mensaje. En esa línea, es muy importante el manejo de la comunicación no verbal (el lenguaje gestual) que, según los especialistas, representa más del 80 por ciento del mensaje. “Uno desde lo corporal puede contradecir lo que dice. Por eso se los capacita con ejercicios de escucha en la capacitación con diferentes tipos de consignas”, reveló Markus.

Los números de Acercar

acercar_03Durante 2016, en este programa se realizaron dos capacitaciones: una en Jujuy y otra en Tierra del Fuego, con un total de 100 asistentes. En lo que va de este año, se realizaron cuatro: Chaco, Tierra del Fuego y dos en Misiones. Con un total de 179 ciudadanos que aprendieron sobre la práctica de la mediación social.

Todos recibieron una certificación del Ministerio, siempre que cumplieron con los requisitos de asistencia y prácticas. Los cursos tienen una duración de 30 horas, sumado a las prácticas, donde se ven técnicas como el uso de una ‘pecera’ y la dramatización.

Los interesados en recibir información sobre el programa de mediación pueden consultar a la Dirección Nacional de Mediación y Métodos Participativos de Resolución de Conflictos, telefónicamente a la línea (011) 5300-4000, interno 76427.