AMIA: los fiscales terminaron con la primera parte de su alegato

Consideraron al ex juez Juan José Galeano y a los ex fiscales

Eamon Mullen y José Barbaccia

como autores del delito de privación ilegal de la libertad cometida en perjuicio de los ex policías que fueron acusados del atentado, y que hoy son querellantes.

Consideraron al ex juez Juan José Galeano y a los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia como autores del delito de privación ilegal de la libertad cometida en perjuicio de los ex policías que fueron acusados del atentado, y que hoy son querellantes.

Los integrantes de la Unidad Fiscal de Investigación AMIA concluyeron con el primer tramo de su alegato final en el juicio por el encubrimiento del atentado y dieron por probados los delitos de prevaricato y privación ilegal de la libertad para el entonces juez instructor de la causa Juan José Galeano y los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia.

El debate, que se lleva a cabo ante el Tribunal Oral Federal 2, comenzó por la mañana con la continuación, en voz del fiscal Roberto Salum, de la exposición que la fiscalía viene realizando hace ya varias semanas acerca de las irregularidades cometidas por el ex juez Galeano, quien acordó con el imputado Carlos Telleldín una declaración contra policías bonaerenses a cambio de 400 mil dólares que entregó la vieja Secretaría de Inteligencia.

Si bien el pago al revendedor de autos Telleldín es una de las ilegalidades principales que se juzgan en este juicio por su comisión y consecuente ocultamiento en el expediente, según los fiscales hubo otros ilícitos que se cometieron en torno a la declaración arreglada, por los que también Galeano y los ex fiscales deben ser juzgados.

Un accionar criminal

Algunos de esos elementos fueron la extorsión a testigos o imputados para que declararan en determinado sentido, la omisión en la causa de los dichos de personas que no se correspondían con la “versión oficial” armada a partir del pago, “resoluciones fundadas en hechos falsos”, y el registro en audio y video de conversaciones con imputados sin que éstos lo supieran.

Todo este accionar, sostuvo Salum, fue armado con el único norte de sustentar de manera deliberada una hipótesis de los hechos que tanto el ex juez como los ex fiscales sabían falsa y aun así lograron que llegue a juicio oral.

Así, los representantes del Ministerio Público Fiscal consideraron al ex juez Galeano como autor del delito de privación ilegal de la libertad cometida con abuso funcional y agravado, por su extensa duración, en perjuicio de los ex policías -hoy querellantes- Juan José Ribelli, Ireneo Leal, Raúl Ibarra y Mario Bareiro.

El rol de los ex fiscales

Esta imputación, además, viene acompañada del delito de prevaricato, ya que Galeano, también como autor penalmente responsable, actuó de manera arbitraria en su rol de magistrado a sabiendas de que su accionar era contrario a la ley. “Queda claro que obró con dolo cuando se advierte que de manera sistemática recortó las pruebas reunidas de modo que lucieran armónicas con la hipótesis esgrimida”, explicó Salum.

La fiscalía también dio por probada la participación de Mullen y Barbaccia en el delito de privación ilegítima de la libertad de los ex policías, cometida con abuso funcional y agravada por la duración. Es que no sólo pidieron dichas detenciones sino que “prestaron una colaboración indispensable” para que los policías continuaran en prisión y llegaran a juicio como partícipes de la conexión local del atentado.

De esa manera la fiscalía concluyó la lectura de los argumentos de dichas imputaciones y procederá la próxima audiencia a alegar acerca del desvío de una pista clave en la investigación, que involucró a un allegado al ex presidente Carlos Menem, imputado en este juicio.