La Justicia entrerriana se capacitará con el CONICET

El Superior Tribunal de Entre Ríos trabajará en conjunto con el organismo dependiente del Ministerio de Ciencia y Tecnología para investigar en materia de biología y genética molecular aplicada a la discipilna forense.

El Superior Tribunal de Justicia (STJ) de Entre Ríos adquirió para su utilización en el Poder Judicial un Secuenciador masivo de ADN, un tipo de tecnología muy avanzado para el estudio de material genético y que, en la región litoraleña, es único. Por eso, y para aprovechar mejor sus capacidades, el órgano judicial decidió avanzar en un acuerdo con el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

Las ventajas que introduce este equipamiento permite desentrañar algunas características distintivas de las personas cuyo ADN será investigado. Asimismo, se podrán inferir características físicas y otros elementos importantes para las causas en las que haya que desentrañar, por ejemplo, un crimen.

En un caso como el citado, también se podrán indagar las causas de muerte y la predisposición de la víctima ante esa situación. Esto es lo que se denomina desde hace poco tiempo como “autopsia molecular”.

El convenio que se firmó con el organismo de investigación dirigido por Alejandro Ceccato busca que los científicos, a instancias de esta herramienta, puedan llevar a cabo estudios en relación a la biología y la genética molecular.

La nueva tecnología permite avanzar en lo que se denomina desde hace poco tiempo como ‘autopsia molecular’.

Los antecedentes de este acuerdo se remontan a 2014, cuando se firmó el primer acuerdo de colaboración para que miembros del CONICET brinden su asistencia en materia de genética forense, una de las áreas más importantes para la investigación en materia Penal.

Desde la cartera dirigida por Ceccato afirmaron que es el primer convenio de colaboración mutua que se firma con un Poder Judicial provincial. Existen otro tipo de acuerdos que se llevarán a cabo pero no implican estas tareas interdisciplinarias.

El equipo de trabajo estará conformado por personal del Laboratorio de Genética Forense del STJ, que está a cargo de Gustavo Martínez; el Centro de Investigación Científica y Transferencia de Tecnologías para la Producción, dirigido por Jorge Noriega; la investigadora adjunta del CONICET, Verónica Martínez Marignac, junto a dos becarios más de este organismo; y dos técnicos del Servicio de Genética del Poder Judicial.

El Servicio de Genética Forense del STJ entrerriano ya trabaja en el mismo sentido que propone el convenio: funciona en la órbita de los fueros Penal y Civil, en busca de esclarecer causas judiciales de ambos órdenes jurídicos. En este orden, se encarga de casos de filiación, de establecimiento de lazos y parentescos, y el estudio de perfiles genéticos en general.