Condenan a empresa por usar cláusulas de difícil comprensión

Una explicación compleja y de difícil compresión, y un tamaño deliberadamente pequeño en el texto del contrato fueron los argumentos que hicieron que la justicia salteña confirme la condena a una empresa de ahorro y capitalización.

Al rechazar un recurso de inconstitucionalidad planteado por la empresa, la Corte de Justicia de Salta confirmó la sentencia.
 
La empresa “Autocrédito SA de Capitalización” se vincularon por un contrato de consumo, por adhesión a cláusulas generales. Sin embargo, la complejidad de las clausulas firmadas hizo que el contrato terminara en la justicia salteña. El cliente, de quien se reserva la identidad, fue a los estrados judiciales para “clarificar” lo firmado.
 
Después de un fallo a favor del cliente, la empresa apeló y el caso terminó en la Corte provincial.  Allí el tribunal entendió que no se cumplió con lo que sostiene la Constitución Nacional en cuanto a los derechos de los consumidores de “contar con información adecuada y veraz”.
“La redacción del artículo octavo relativo a la posibilidad de rescate es de difícil comprensión, a la vez que remite al contenido –también complejo- de otros artículos y a la realización de cálculos que no resultan sencillos para el nivel medio de los consumidores a los cuales se encuentra destinada la operatoria”, dice la sentencia.
 
A ello se sumó que “el pequeño tamaño de la letra del contrato torna dificultosa su lectura, lo que constituye un elemento más que demuestra el incumplimiento de la accionada al deber de informar”. Además apuntaron que la aprobación administrativa de los contratos o sus cláusulas (algo que efectivamente había sucedido) no obsta a su control judicial.