De qué modo protegerse de los delitos informáticos

La revolución cultural del siglo XXI vino de la mano de la tecnología que facilitó el acceso a cualquier contenido en sólo un click. Pero la revolución también llegó para los ávidos de generar violencia en la nube.

Los delitos informáticos son cada vez más frecuentes en el país y quienes los cometen varían en su accionar. Los más denunciados son la extorsión, la difamación y la instigación a la violencia a través de las redes sociales.

El fundador de la Asociación Argentina de Lucha Contra el Cibercrimen (AALCC), Diego Migliorisi, y el especialista en derecho informático y fundador de IdentidadRobada.com, Daniel Monastersky, explicaron qué medidas debe tomar el ciudadano para no caer en las trampas de los hackers y para denunciar a los delincuentes cibernéticos.

La difamación, la amenaza, la estafa, el robo de identidad, la violación de la privacidad, la apología del delito y la difusión de pornografía son la más variada gama de herramientas delictivas de personas que se ocultan detrás de una computadora o peor, detrás de un falso usuario en Twitter, Facebook o Instagram para provocar daño a los demás.

Todos son delitos previstos en el Código Penal argentino excepto el robo de identidad o la pornovenganza.

Todos son delitos previstos en el Código Penal argentino excepto el robo de identidad o la pornovenganza. La solución es fácil y al alcance de un click pero falta mucho trabajo legislativo en la materia.

“Es muy importante la prevención pero hay delitos que no se pueden prevenir como el robo de identidad porque no está tipificado en el Código Penal”, aseguró Migliorisi. Monastersky destacó que prevén crear la “figura del defensor del usuario de internet en coordinación con los legisladores”.

Diego Migliorisi
Diego Migliorisi
Daniel Monastersky
Daniel Monastersky

 

 

 

 

 

 

En tanto, ambos coinciden en que “el mejor consejo es chequear la información a la que uno accede en la red, tener un buen antivirus, y colocar claves complejas”. Algo tan simple pero que no lo es. Prevención y concientización son claves para evitar dolores de cabeza.

Según los especialistas, el ciudadano no se anima a realizar una denuncia tras una situación de ciberdelito porque “es difícil de investigar” o porque “no se va a hacer nada” como algunas de las razones de la complejidad de la problemática.

“Hay más de 50 delitos que se pueden configurar a través de Internet. Y muchas veces los delitos no tienen posibilidad de prevención como la amenaza o la difamación. La gente denuncia poco porque hay pocas condenas o porque es difícil investigar”, sentenció Migliorisi. “Los condenados por delitos informáticos no superan el 1 %, Los hostigamientos (a través de redes sociales y whatsapp), el Grooming, las calumnias e injurias (generando contenido falso en la red sobre una persona) o robo de identidad son muy frecuentes”, aseveró Monastersky.

Hay delitos que se pueden prevenir y otros que no como el robo de identidad pero para esto están los abogados. La prevención es mediante antivirus, la fidelidad de la página web o el consumo de información de internet. La otra clave es la concientización y la confianza con la persona con la cual se quiera interactuar porque desde ahí parten los distintos delitos. Y otros consejos de los especialistas son colocar claves complejas, y no utilizar computadoras desconocidas.