Los engaños más comunes para captar a víctimas de la trata

Trampas, mentiras y hasta promesas de trabajo son las variadas formas de manipulación de las redes de trata de personas para atraer jóvenes. Qué hacer para evitarlos y el perfil que buscan los secuestradores.

Una joven de Mendoza se dejó llevar por el sueño de ser una modelo exitosa, y fue captada. Una desempleada del conurbano bonaerense que fue a buscar trabajo a un bar, y la atraparon. Una adolescente porteña que pasaba horas frente a la pc sin control, fue engañada a través de las redes sociales. Tres de los engaños con que el delito de trata opera sin distinguir clases sociales.

No importa ser rico o pobre. La necesidad de trabajo, contención, afecto o sólo creer una falsa promesa pueden ser un viaje de ida al terror. La familia y el Estado son los ámbitos de ayuda y protección.

El Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata, a cargo de Zaida Gatti, lleva adelante un profundo trabajo de apoyo social y psicológico con las mujeres rescatadas de la prostitución.

Desde el 2008 se rescataron un total de 9.987 víctimas, y se recibieron más de 6 mil denuncias en la línea 145.

La trata tampoco distingue fronteras. La zona de más frecuente captación de víctimas la componen las provincias del norte: Chaco, Misiones, Santiago del Estero y Salta. Tras el reclutamiento y el convencimiento, las mujeres son explotadas en comunas del conurbano bonaerense como Lanús, San Miguel y Moreno. Según el Protocolo de Palermo, el circuito consiste de captación, transporte, traslado, acogida y recepción de las personas.

La prevención en los jóvenes, según los especialistas, es fundamental. La focalización del programa pasa por concientizar a los padres que controlen a sus chicos que se sientan horas y horas frente a la computadora. Se hace hincapié en las formas de protección que deben tener los chicos en las redes sociales y se interactúa con colegios públicos y privados a lo largo del país. Estas redes operan a través de la plataforma que les ofrece internet, en una primera instancia, buscando a los jóvenes que suben fotos comprometedoras a la nube y que son un gancho perfecto para el vínculo engañoso secuestrador/víctima.

“Es importante que la ciudadanía en general acompañe a sus hijos en todas las nuevas incursiones que hagan en internet. Los padres tienen que informarse de los nuevos formatos para explicárselo a sus chicos. La trata no sólo es el secuestro. Es el engaño”, destacó Gatti.

Zaida Gatti
Zaida Gatti, titular del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata.

Es tan importante la prevención, porque después el miedo las encierra. Tras el rescate, las víctimas siguen sufriendo el acoso psicológico y el maltrato que recibieron. Durante mucho tiempo les dijeron: “te vamos a llevar con la policía”,  “te deportamos porque sos extranjera” o vieron cómo castigaban a sus pares por no pagar las deudas con sus apropiadores.

Desde el programa del Ministerio, destacaron que “cuando son rescatadas, sufrieron una situación de vulnerabilidad tan grande que es muy difícil de reconstruirse para declarar ante la justicia. Las victimas no saben de todos los derechos que contempla la ley. Piensa que deben trabajar en un prostíbulo para pagar una deuda por comida o vivienda que nunca terminarán de saldar”.

 

Dato Útil:

Oficina de Rescate y Acompañamiento: Número gratuito 145 o (011) 5300-4014 / 5300-4042 / oficinarescate@jus.gov.ar .