Código Ur-Nammu, las leyes más antiguas que se conozcan

El Código Ur-Nammu, que es el conjunto de leyes sumerio, redactado entre el 2100 y el 2050 A.C., es la más antigua compilación de reglas y leyes que ha llegado a nuestros días. En ese código se establecía que estaba permitido, por ejemplo, raptar mujeres siempre y cuando no estuvieran acompañadas.

FIGURA DEL REY UR NAMMU

El Código Ur-Nammu, que debe su nombre a Ur-Nammu,  un general sumerio que se rebeló y fundó la III dinastía de Ur, con la que vendría el renacimiento sumerio y una nueva etapa de esplendor en Mesopotamia. A diferencia de sus predecesores o sucesores, Ur-Nammu no se dedicó a expandir geográficamente su reino, sino a la construcción de su infraestructura y a reformar su administración.

Con Ur-Nammu, por ejemplo, se excavaron nuevos canales de riego y se abrieron nuevas rutas comerciales. Se reconstruyeron los templos destruidos y se edificaron otros santuarios.

El Código Ur-Nammu se convirtió en uno de los grandes logros atribuidos al gobernante. Escrito entre el 2100 y el 2050 AC, se considera también que es el código de leyes más antiguo del que existen textos originales (el de Urukagina es anterior, pero solo se lo conoce por referencias de otros textos en arcilla). Se cree que el de Ur-Nammu pudo haber inspirado la redacción del Código de Hammurabi, aquel del famoso “ojo por ojo, diente por diente”.

El Código Ur-Nammu tenía como fin unificar los criterios legales para todo el territorio de la Mesopotamia (hasta ese momento las ciudades del reino se manejaban de manera autónoma) y garantizar el buen funcionamiento de la economía. El proceso resultó exitoso, ya que los sucesores del rey Ur-Nammu disfrutaron luego de años de prosperidad económica y estabilidad política. Es la razón por la que se considera que con el reinado de Ur-Nammu comenzó el renacimiento mesopotámico.UR NAMMU SENTADO

De las Leyes de Ur-Nammu, sólo se encontraron en Nippur, Ur y Sippar (hoy Irak) tres tablillas de arcilla que probablemente eran copias escolares de un original grabado en piedra. Ninguno de estos tres textos contenía la totalidad del código original y su actual estado de conservación es en general bastante lamentable. Por eso es casi imposible determinar hoy la longitud del texto y el número de leyes que contenía. Se encontraron restos de un prólogo y 35 leyes pero se estima que en total eran 41, más un epílogo.

Las leyes de este código estaban divididas en las de tipo criminal, las de la situación jurídica de los esclavos, los delitos sexuales, cuestiones de tipo matrimonial, casos de falsas acusaciones, evasión de esclavos, daños u ofensas a las personas, falsos testimonios  y asuntos relacionados con el cultivo de los campos, y dentro de esta estructura introdujeron algunas medidas en favor de los grupos sociales más desfavorecidos.

El prólogo del código, que está escrito en primera persona supuestamente por Ur-Nammu, y es un relato de lo hecho por el mismo general, se nota este espíritu: “…hice regresar; el comercio a larga distancia (que se hallaba en manos de) los grandes barqueros, al pastor (que se hallaba en manos de) los que se apropiaban de los bueyes, de los que se apropiaban de las ovejas (y) de los que se apropiaban de los asnos, a los acadios, a los extranjeros de Sumer, los liberé…”

Pero no todo lo que establecía el Código de Ur-Nammu sería bien considerado social o legalmente hoy en día, y resultan llamativas algunas de sus sanciones. Para este código, que establece una diferencia social entre hombres libres y esclavos, el rapto de personas estaba penado con la muerte, pero sólo si ambos, raptor y capturado eran hombres libres. Si el raptado era un esclavo, la condena era una multa monetaria. En cambio, si era una mujer la víctima, el raptor siempre podía alegar que se la había encontrado sola en la calle, sin acompañantes, y por tanto no podía saber si pertenecía a alguien.

El homicidio y el robo estaban penados con la muerte, lo mismo que la violación a la mujer de un miembro de la clase alta de la sociedad que no había sido desvirgada. Si un hombre seguía a la esposa de un miembro de la clase alta por iniciativa de ella “y yacía en su regazo”, a esa mujer se le daba muerte y al hombre se lo ponía en libertad. Pero si un hombre, sin mediar contrato de matrimonio,  “yacía sobre el regazo” de una viuda, no recibía sanción ni multa.

La primera traducción del código de Ur-Nammu fue elaborada por Samuel Noah Kramer y se publicó en 1952.