Código de Manu, antecedente ancestral de orden jurídico

Muchísimos siglos antes de que nuestro Manu Ginóbili fuera estrella de la NBA, existió otro Manu, en este caso, extremadamente importante para la religión hinduista. El primer soberano que reinó sobre la tierra y que fue salvado del Diluvio Universal.

El Código de Manu, al igual que todos los textos hinduistas, carece de datación. La mayor aproximación sobre su origen la dan algunos historiadores que calculan fue escrito en el siglo III a.C, durante o después del reinado de Púsiamitra Shunga, rey hinduista que persiguió a los budistas y los echó de la India. El mismo texto establece que fue dictado por Manu a los “rishis” (los sabios), quienes lo escribieron.

MANU - BRAHMAN ELITE DE LA SOCIEDADEl Código (o Leyes de Manu) contiene 2685 versos, repartidos en 12 libros (o capítulos), que presentan las reglas y códigos de conducta que debían ser aplicados por los individuos y la sociedad.

Básicamente, separan lo que está bien de lo que está mal. También fortalecen el sistema de castas de la India y la posición suprema de los brahmanes, algo que sigue vigente en la clasificación de ciudadanos de India en cuatro niveles diferentes, con derechos y deberes específicos dentro de cada clase.

Es, justamente, el fortalecimiento al sistema de castas lo que ha hecho de las Leyes de Manu la escritura del hinduismo más criticada por los eruditos coloniales británicos, por los historiadores marxistas y por los defensores de los “dalit” (los intocables, la clase más baja y que no tienen casta. Están tradicionalmente relegados a realizar los trabajos de más ínfima importancia o los más desagradables, e incluso se les prohíbe beber de las mismas fuentes de agua de las que beben los pertenecientes a castas).

LA OTRA OPINIÓN

Muchos indios aseguran que fueron los mismos británicos imperialistas los que se encargaron de difundir el Código de Manu, al que se refirieron como “la ley de los hindúes” y lo usaron como herramienta para someter a los indios y suprimir el hinduismo.  Según esta crítica, antes de la invasión británica, el Código de Manu era un texto olvidado hacía mucho tiempo y que raramente había sido utilizado para determinar lo que era una práctica social aceptable. Pero que fueron los invasores británicos quienes propagaron la idea de que el Código de Manu era el libro supremo de leyes de la India, ya que de esa manera podían ridiculizar fácilmente la religión de los hinduistas y denigrar a las personas de origen indio.

MANU Y EL DILUVIO UNIVERSALUna rama del hinduismo opina que ésta es una religión personal sin un concepto de canon rígido, por lo que el “Manusmriti” (Código de Manu) se puede considerar un texto sin importancia, que no refleja la doctrina fundamental de la religión. Esta corriente cree que este tipo de textos generalmente presenta una visión socio-religiosa exagerada, tendenciosa y engañosa, expuesta por un cierto número de antiguos sabios. Y critican el hecho de que los extranjeros tienden a suponer erróneamente que esos libros son una parte importante del hinduismo.

EL SISTEMA DE CASTAS Y SU INFLUENCIA HOY

Las Leyes de Manu establecen cuatro castas:

1 – Brahmanes (sacerdotes): les corresponde el estudio de los Vedas (conocimiento) y la celebración de los sacrificios.

2 – Chatrías (guerreros o políticos): deben proteger al pueblo.

3 – Los Vaisías (comerciantes y artesanos): labran la tierra, crían a los animales domésticos.

4 – Parias: solo tienen el deber de servir a las otras tres clases.

Por fuera de las cuatro castas están los dalits o intocables. Y en algunas partes de la India existían también los “invisibles”, que sólo podían salir a la calle de noche. Si violaban esta restricción y salían de día eran encerrados en celdas hasta que murieran de inanición.

El sistema de castas fue desafiado por el budismo, la principal disidencia del hinduismo, y flexibilizado por los movimientos de derechos sociales del siglo XX. Mahatma Gandhi fue uno de los mayores contribuyentes a la construcción de una sociedad civil no dependiente de los preceptos religiosos.

Sin embargo, el sistema sigue existiendo en los países en los que la religión hinduista es predominante, como en Bangladesh, Nepal y Pakistán, aunque en algunos casos funciona con variantes, como en la Isla de Bali, donde no existen los intocables. Y en Inglaterra, país en el que los indios constituyen una minoría significativa, algunos estudios han encontrado que se mantiene la discriminación entre miembros de la comunidad hindú hacia los descendientes de los dalits (intocables), y que las parejas que se casan fuera del sistema de castas sufren violencia, intimidación y exclusión.

Por su parte, en India, aunque los matrimonios entre castas no son ilegales siguen siendo no reconocidos por la religión hinduista. Y aunque en 1950 la intocabilidad fue abolida por la ley constitucional, en la práctica no ha sido eliminada en todas las comunidades hinduistas (especialmente en las zonas rurales) debido a la lealtad de clases.

ALGUNOS DE LOS VERSOS DE LAS LEYES DE MANU

  • «Piensa bien antes de actuar, habla de acuerdo con la verdad, mira por dónde caminas y filtra el agua que has de beber».
  • «Los días pares (siendo el día de luna nueva el 1º) se conciben varones, y los días impares se conciben niñas. Por eso un hombre que quiera tener hijos varones debe copular a su esposa los días pares».
  • «Un hijo varón se produce debido a que hay mayor cantidad de secreción masculina. Una hija mujer se produce debido a una mayor cantidad de secreción femenina. Si ambas secreciones fueran iguales, se producirá un hermafrodita, o mellizos varón y hembra. La concepción fallará si ambos cónyuges son débiles o si generan poca cantidad de secreción».
  • «La mujer debe ser cuidada por su padre, por su hermano, por su esposo y por los hermanos de su esposo. En otras palabras, deben hablarle dulcemente y proveerle comida, buena ropa y adornos, y así mantenerla contenta. Los hombres que quieran conseguir una gran prosperidad y felicidad nunca deben hacer sufrir a una mujer».
  • «Manu le asignó a la mujer cama, asiento, adornos, deseos impuros, rabia, deshonestidad, malicia y mala conducta».
  • «La mujer no puede realizar rituales con las Escrituras, así lo dice la ley. La mujer no tiene fuerza ni Escrituras, y es falsa: esa es una regla fija».
  • «Un hombre de 30 años debe casarse con una niña de 12 años que le guste. Un hombre de 24 con una niña de 8 años de edad».
  • «La primera vez que se descubre a un ladrón se le deben amputar dos dedos. La segunda vez, una mano y un pie. Al tercer robo, el ladrón debe sufrir la muerte».
  • «El que rompe un tanque de agua debe ser ahogado hasta morir, o matado con algún otro castigo mortal. Si puede pagar por el daño, debe pagar también una multa extra».
  • «El orfebre que actúa deshonestamente es la más nociva de las espinas: el rey debe hacerlo cortar en pedazos a cuchillo».