Chaco: jornada para intérpretes y traductores de pueblos originarios

El Centro de Estudios Judiciales chaqueño organizó una jornada de capacitación para las personas que se desempeñan en estas funciones. El encuentro también sirvió para discutir acerca de su trabajo.

La relación entre la administración de Justicia y los integrantes de comunidades de pueblos originarios está en permanente construcción: por un lado hay un Estado que se rige por ciertas normativas y por el otro personas que llevan consigo una cultura que tiene sus propios usos y costumbres. Regular y generar normas al respecto no es fácil.

Por este motivo, desde el Centro de Estudios Judiciales organizaron una jornada de capacitación para los intérpretes y traductores que trabajan con el Poder Judicial y las comunidades como la qom, los wichís y los moqoits, cuyos representantes asistieron al encuentro.

Todos los asistentes trabajaron para la Justicia chaqueña y oficiaron de intérpretes en procesos judiciales, por lo que ya conocen algo del funcionamiento del Poder Judicial. Esta reunión fue pensada para profundizar este conocimiento y, a la vez, para discutir acerca del rol que cumplen. No es difícil imaginar la importancia que adquieren al ser el canal de comunicación entre los jueces y los integrantes de las comunidades de pueblos originarios.

Georgina Frasser, integrante de la Asociación Argentina de Traductores e Intérpretes (AATI), señaló que la tarea es compleja ya que “no alcanza con saber dos idiomas, sino que se necesita conocer el sistema judicial, la terminología, de las dos culturas que se ponen en contacto”.

También es importante remarcar la diferencia entre las tareas de interpretar y traducir: Mariela Carrasco es del pueblo Qom y lleva a cabo ambas tareas. En este sentido, señaló que “siempre vi la necesidad y dificultad de muchos qom en expresarse. Tenían graves problemas y no podían ir a la justicia”.

Chaco y su sistema judicial intercultural

La legislación chaqueña avanzó en un abordaje que contemple las diferencias culturales de los pueblos originarios; a su vez, todavía es materia de discusión y por supuesto que los debates no están saldados. Pero, por ejemplo, en septiembre pasado la Legislatura provincial sancionó una ley que prevé la protección de las etnias en los procesos penales.

La modificación del Código Procesal Penal de Chaco (el cuerpo normativo que explica los pasos a seguir en un proceso de ese fuero) busca que se reconozca la diversidad étnica de las comunidades durante la investigación y hasta una eventual ejecución de condena.

En 2015 también se sancionó la Ley de Juicios por Jurados que establece que los casos que involucren a integrantes de pueblos originarios, el jurado esté compuesto por otros miembros de las comunidades a la que pertenezcan los acusados. Al mismo tiempo, la integración debe ser equitativa en términos de género: su composición será de seis mujeres y seis hombres. Esta iniciativa fue considerada de avanzada para el país y la región latinoamericana.