Son organismos judiciales que modernizaron su servicio y van camino a recibir la certificación de procesos de calidad bajo norma ISO 9001. Corresponden a los poderes judiciales de Corrientes, Córdoba, San Juan, Salta, San Luis, Misiones, Mendoza y Tierra del Fuego.

El Programa de Calidad del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos logró mejorar los procesos de ochenta y dos organismos judiciales del país, que ahora brindan una mejor atención a la ciudadanía a partir de la agilización de su trabajo, modernización de sus sistemas y capacitación del personal.

Tal avance se consiguió en tan solo dos años de trabajo, según el relevamiento llevado a cabo por los integrantes del Programa de Calidad, que lidera Sandra Dosch.

Así, la gran cantidad de dependencias de todas las provincias, mayormente las dependientes de los tribunales superiores de justicia, van camino a recibir la certificación en procesos de calidad bajo la norma ISO 9001, que otorga el ente internacional IRAM. Es el caso de los poderes judiciales de Corrientes, Córdoba, San Juan, Salta, San Luis, Misiones, Mendoza y Tierra del Fuego.

Stephanie Bridger
El ministro Germán Garavano y Dosch, responsable del Programa
El ministro Garavano junto a Dosch, responsable del Programa

En el proceso, quienes integran el área de Calidad en la cartera que dirige Germán Garavano se abocaron concretamente a contactar en un primer lugar a los tribunales superiores de justicia provinciales, cuyos miembros asumieron un compromiso con el perfeccionamiento en el trabajo del poder judicial. Luego, se conformaron equipos de gestión de calidad, se capacitó al personal y se organizó un sistema de registro y diagnóstico de problemas.

Con ello, los trabajadores ya podían comenzar a detectar falencias e implementar cambios siempre con la asistencia técnica de los profesionales de Calidad, quienes prestaron un seguimiento periódico durante las primeras diez semanas y luego mensual, con auditorías internas y preparación para las evaluaciones externas, cuya primera etapa ya fue aprobada por varios juzgados.

Objetivos y resultados

Principalmente lo que se busca es crear una Justicia más ágil, más accesible, segura y mejor preparada para atender las necesidades del ciudadano, algo que no se condice con, por ejemplo, el bajo nivel de informatización que presentan hoy los juzgados repletos de expedientes en papel, o los extensos tiempos de respuesta ante solicitudes de las partes.

El equipo del Ministerio propuso objetivos claros y plausibles que, en conjunto, aumentarán la calidad de la justicia.

Estos son estandarizar y optimizar los procesos de trabajo, agilizar los tiempos de gestión y respuesta, elaborar indicadores que permitan medir resultados y tomar decisiones para una planificación adecuada, implantar mecanismos para mejorar la comunicación, el acceso y la trazabilidad de los trámites, y establecer mecanismos para relevar la percepción del usuario y sus requisitos.

Los resultados están a la vista en cada día de trabajo en los juzgados provinciales, donde se le dio celeridad y eficiencia a los procesos de trazabilidad y registración del movimiento de los expedientes, una reducción de los plazos de notificación y, a la larga, un aumento del número de expedientes resueltos.

Los logros por provincia
 
●     Córdoba: el Programa de Calidad asesoró a siete juzgados y dos cámaras de Río Cuarto, y veintiún organismos judiciales de todos los fueros, fiscalías y cámaras civiles de la ciudad capital. Allí se repensó la organización y el orden interno de los expedientes, se hicieron relevamientos estadísticos de procesos de trabajo y capacidad de respuesta y se le dio participación a abogados en reuniones y encuestas.

 ●     Corrientes: doce organismos judiciales de distintos fueros, presidencia de cámara, tribunal oral, asesoría y defensoría presentaron sus mejoras en por ejemplo las relaciones humanas, la informatización y carga de protocolos, la velocidad de atención a la ciudadanía y la generación de datos estadísticos sobre los que trabajar a futuro. Todos recibirán una auditoría externa el año próximo.

 ●     Misiones: en dos juzgados, uno del fuero civil y uno del fuero penal, se redujo a la mitad el tiempo de ingreso y egreso de los documentos, en un setenta por ciento la devolución de documentos presentados erróneamente, y aumentó en más de un 90 por ciento la satisfacción del usuario.

 ●     Mendoza: se implementaron mejoras en ocho juzgados del fuero penal y civil. Particularmente en la agilización de los tiempos procesales, la reducción del ingreso incorrecto de expedientes, la mejora del clima laboral y la satisfacción de los usuarios.

 ●     Salta: se evaluó a doce juzgados de la capital provincial mientras que 23 de Orán y Tartagal certificarán la norma el año que viene para mostrar mejoras en el desempeño de la gestión judicial y los resultados de encuestas de satisfacción.

 ●     San Juan: se certificaron diez juzgados, donde se realizaron encuestas de satisfacción del usuario como base para mejorar y se implementó un programa de capacitación de liderazgo, trabajo en equipo, uso del sistema informático, atención al público y coaching. También se mejoró el equipamiento e infraestructura  y se estableció una cultura de comunicación interna y externa fluida y multidireccional junto a una política de cooperación con el Foro de Abogados y una participación activa de todos los miembros de los juzgados. Otras diez dependencias de San Juan también van camino a certificar la norma en 2018.

 ●     San Luis: se certificaron seis juzgados en San Luis y Villa Mercedes, donde aumentaron el cumplimiento de plazos de trabajo. Otros 24 juzgados pasarán la prueba de calidad en abril del próximo año.

 ●     Tierra del Fuego: esta provincia certificará tres organismos judiciales, un juzgado de instrucción, el registro de propiedad inmueble y la dirección informática. En estos casos, se hicieron mediciones de puntos débiles, se sistematizaron reuniones y se definieron roles.